El precandidato presidencial por el peronismo Alberto Fernández presenta "un buen estado general", ingresó al Sanatorio Otamendi "por sus propios medios" y el ecocardiograma tuvo resultados normales, según el parte médico que difundió el propio Fernández. 

Firmado por la directora médica de esa clínica, Marisa Lanfranconi, se indicó que "el paciente Alberto Fernández ingresó al Sanatorio Otamendi por sus propios medios, el día de ayer lunes 3 de junio, con un cuadro de tos seca y dolor torácico, sin otros síntomas asociados".

  "En consideración de las intensas actividades presentes y futuras del paciente y sus antecedentes heredo familiares se decide la internación para explorar el cuadro presentado y realizar una serie de chequeos generales sobre su estado de salud". El informe difundido este martes por la noche remarcó que "luego de realizar varios estudios, diagnósticos, se detectó una inflamación pleural que podría corresponder a una obstrucción arterial subsegmentaria" y agregó que Fernández "presentó un ecocardiograma normal".

 "El paciente presenta buen estado general, con adecuado control del dolor, deambulando por la habitación, acompañado por su familia", concluyó el parte médico. 

El propio Alberto Fernández fue el encargado de difundir el parte médico en sus redes sociales, para despejar cualquier duda sobre su estado de salud, luego de que algunos medios deslizaran de que se trataba de un cuadro de mayor gravedad. 

En declaraciones exclusivas a El Destape, Alberto Fernández relató que su médico le pidió "ver el origen del problema con algunos estudios y me insistió para que me quedara porque sabía que luego con el trajín de la campaña no iba a volver". "Pero el dolor se me fue enseguida" agregó y precisó que los estudios "salieron normales", como luego confirmó el parte médico.