El Debate Presidencial en vivo con Roberto Navarro y Marcelo Figueras Suscribite

X

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, amplió este viernes la declaración indagatoria del agente Marcelo D’Alessio. El magistrado realizó una detallada descripción de cada uno de los casos que se le imputa. Entre ellos, le achacó “haber realizado actividades de inteligencia y espionaje ilegales para reunir información que era puesta a disposición de distintos funcionarios públicos, miembros de los Ministerios Públicos Fiscales nacional y provincial, legisladores nacionales y periodistas. En particular, esta información era puesta a disposición de las Diputadas Nacionales Paula Oliveto, Elisa Carrió, del fiscal Carlos Stornelli y de Daniel Santoro, entre otros”.

Embed

El falso abogado, que prestó testimonio por videconferencia desde el Complejo Penitenciario de Ezeiza porque el Servicio Penitenciario Federal esgrimió falta de recursos para trasladarlo a Dolores, se negó a declarar.

El juez se topó con información sensible para la investigación durante el análisis de los dispositivos móviles y las computadoras del extorsionador.

Durante su exposición ante la Comisión de Libertad de Expresión, el miércoles pasado, Ramos Padilla expuso cómo D’Alessio, por ejemplo, recurrió a Oliveto luego del allanamiento a su vivienda.

“Mira Pau, el que armó esto es un AFI, es la línea de Angelici puro. Ya no entiendo cómo es esta interna de la interna de la interna. Dónde se vincula un tipo de Angelici con un operador de CFK. Pero sé quién es”, se lo escucha decir a D’Alessio en uno de los audios.

“Bueno Pau, entiendo si no me querés atender por Whatsapp. Hice lo que te dije que iba a hacer, me la jugué y me traje una hora y media de toda la información", añadió en un segundo audio en el que dijo saber "cómo se planificó la cama, todo".

En la misma ampliación de indagatoria, el juez le adjudicó a D’Alessio la realización de actividades de inteligencia y espionaje ilegales contra el exministro Julio De Vido; su segundo en la extinta cartera de Planificación Federal, Roberto Baratta; el sindicalista Hugo Moyano y el dirigente social Luis D´Elia.

Para Ramos Padilla, la organización delictiva de la que formaba parte D’Alessio se hallaba “realizando en ese entonces un libro de pronta publicación en editorial Planeta en el que se irían a describir las maniobras relacionadas con la importación y distribución de gasoil 500ppm realizada por ENARSA”, aseguró, en referencia a la obra de Daniel Santoro, El Mecanismo.

El magistrado consideró que a partir de la publicación de ese libro “la intención sería ir a declarar a la justicia federal tanto su autor como sus fuentes de colaboración ‘en ON’ para avanzar en esa investigación”. En ese marco, para el juez, el rol de D’Alessio como supuesto infiltrado en Enarsa, habría sido clave.

Así las cosas, Ramos Padilla citó a Stornelli nuevamente a indagatoria. Fijó fecha para el 20 de marzo. El fiscal del caso de los cuadernos ya esquivó una citación el 7 de marzo.

Otros casos

Al indagarlo, el juez le adjudicó a D’Alessio -hasta ahora, ya que hay muchos más casos en análisis-, los siguientes casos:

- Realizar una operación de espionaje ilegal para detectar una delegación comercial iraní clandestina con asiento en Montevideo, Uruguay. En octubre de 2016 realizó filmaciones con cámaras ocultas a un representante iraní en Argentina y a un grupo de colombianos, recolectó correos electrónicos, obtuvo un detalle de entradas y salidas del país de las personas objetivos, entre otras actividades.

-Hacer investigaciones de espionaje ilegal vinculadas con el narcotráfico en la ciudad de Rosario, Santa Fe. D’Alessio realizó esta operación a partir de filmaciones con cámaras ocultas a uno de los principales actores locales, filmaciones aéreas con drones, un registro de llamadas entrantes y salientes con detalle de celdas de activación y la obtención del historial migratorio de sus objetivos.

-Participar en operaciones de inteligencia y espionaje a fin de detectar la relación entre la llamada “Mafia de la Aduana” y la reexportación de efedrina desde India hacia México, la relación con las terminales portuarias, funcionarios de AFIP y la justicia federal, la detección de canales de exportación de divisas hacia los Estados Unidos y el armado de sociedades exportadoras relacionadas con empresas lavadoras dentro de la Argentina.

- Impulsar actividades vinculadas con la “capacidad de orientar contenidos de declaraciones de Leonardo Fariña en aras de procesar con prisión efectiva a Ricardo Etchegaray”.

-A estos se suman el caso del exdirectivo de PDVSA, Gonzalo Brusa Dovat.

-La extorsión a los empresarios Pedro Etchebest, Gabriel Traficante y Víctor Palomina Zitta.

-Los intentos de cámara oculta a los abogados José Ubeira y Javier Landaburu.

-El espionaje ilegal sobre Roberto Porcaro, Pablo Barrerio y Jorge Christian Castanon, de nacionalidad peruana y presunto piloto de United Express, según el juez.

-Las Operaciones Jaitt y Fantino. La primera, según el juez, fue una maniobra de contraespionaje. La segunda incluyó el espionaje ilegal a periodistas del programa Animales Sueltos.