#AltaData | Cristina Kirchner chicaneó a Macri Suscribite

X

Los fiscales brasileños de la operación Lava Jato fingieron que investigaban al expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2003) para dar imagen de imparcialidad, pero fueron regañados por el entonces juez del caso, Sérgio Moro, indican filtraciones divulgadas el martes por el medio The Intercept Brasil.

El expresidente fue mencionado en una conversación entre Moro y el jefe de los fiscales del Lava Jato, Deltan Dallagnol, el 13 de abril de 2017 en la plataforma Telegram, publicada el martes por The Intercept Brasil y traducida por el sitio Sputnik.

 "¿Tiene algo realmente serio sobre FHC (siglas de Fernando Henrique Cardoso)? Lo que vi en la TV me pareció muy poca cosa. ¿Caja 2 del 96?", preguntó Moro a Dallagnol en ese chat.

El entonces juez y actual ministro de Justicia se refería a la financiación ilegal de la empresa Odebrecht, mediante la llamada «caja 2», a la campaña electoral de Cardoso para su reelección.

"En principio sí, lo que tenemos es poca cosa", contestó Dallagnol, a lo que el juez replicó: "¿No estaría además prescripto?".

El fiscal explicó entonces que la denuncia había sido enviada desde la fiscalía de Brasilia a la de São Paulo para analizar su prescripción, "supongo que a propósito, tal vez para enviar un mensaje de imparcialidad", según los diálogos publicados por The Intercept. “No sé. Me parece cuestionable importunar a alguien cuyo apoyo es importante”, contestó el entonces juez Moro.

 

 

El medio digital, que el 9 de junio comenzó a publicar una serie de reportajes basados en una filtración masiva de entretelones de la gigantesca operación anticorrupción conocida como Lava Jato, contextualizó que en abril de 2017 los investigadores estaban bajo críticas por priorizar las causas contra políticos del izquierdista Partido de los Trabajadores, olvidando las responsabilidades del Partido de la Social Democracia Brasileña, de Cardoso.

El expresidente fue citado en las investigaciones del Lava Jato por lo menos en nueve ocasiones.

The Intercept sostiene que si hubieran sido investigados y comprobados, no todos los cargos contra Cardoso habrían prescripto, pues algunos se referían a hechos ocurridos en los años 2011 y 2012.

La acusación mencionada por Moro y Dallagnol, y que había aparecido en la prensa un día antes, se basaba en una declaración del dueño de Odebrecht, Emilio Odebrecht, quien aseguró a fines de 2016 haber financiado las dos campañas presidenciales en las que Cardoso fue elegido, en 1994 y en 1998.

Pero esa confesión permaneció en secreto hasta abril de 2017, cuando fue enviada a la fiscalía de São Paulo para su investigación y fue publicada por la prensa.

Pero los presuntos delitos ya habían prescripto y tres meses más tarde la justicia archivó la denuncia.

El artículo detalla luego otras denuncias y pistas que involucraban a Cardoso y que fueron discutidas y dejadas de lado por los fiscales.