El precandidato a vicepresidente de Mauricio Macri, Miguel Ángel Pichetto, exigió que la Corte Suprema le haga caso al Gobierno y enfatizó en que eso "no quiere decir que sea adicta".

El exabrupto surgió casualmente como una crítica a las declaraciones de Alberto Fernández sobre que habría que pedir la revisión de sentencias de ciertos jueces que avanzaron sobre políticos sin respetar los tiempos que exige el Poder Judicial.

En diálogo con LN+, el senador oficialista afirmó que "la Corte Suprema de Justicia debe acompañar los lineamientos generales del Gobierno, lo que no quiere decir una Corte adicta". Para colmo, tras esas palabras, sintetizó: "No hay que pedir nada que altere el sistema de poder; hay que estar atentos para votar correctamente para no poner en riesgo la división de poderes".