La línea D de subte se encuentra paralizada por una medida de fuerza de la UTA en reclamo de mayor seguridad para los trabajadores tras una agresión sufrida por un auxiliar. La línea es utilizada habitualmente por cerca de 300 mil pasajeros que diariamente se movilizan en esa línea, que une las estaciones Catedral y Congreso de Tucumán.

La interrupción del servicio se debe a una "medida de fuerza gremial sorpresiva por parte de delegados de la Unión Tranviaria Automotor (UTA)", informó la empresa Metrovías. Los trabajadores afiliados a ese sindicato reclaman mayor seguridad luego de que un auxiliar sufriera una agresión sufrida por un auxiliar unos días atrás. Metrodelegados no tiene nada que ver con esta medida de fuerza. 

En declaraciones a Habrá Consecuencias, por El Destape Radio, el delegado de la UTA Raúl González informó: "Paramos por problemas de seguridad para trabajadores y pasajeros. Hay falta de policía, y lo tienen que resolver entre la empresa y el Gobierno de la ciudad".

González afirmó que la medida es por tiempo indeterminado “La medida es hasta que la empresa solucione el tema. Depende de la empresa”. “Tuvimos algunas reuniones, pero ninguna solución concreta, necesitamos soluciones”, agregó.

Actualización: