¿Pierde Boca? La pregunta no se refiere al resultado de un partido de fútbol sino a la política boquense. En el mundo xeneize circula ese interrogante sobre Mauricio Macri. Es que, además de las elecciones presidenciales de octubre, al líder del PRO lo preocupa otra unidad que se está gestando. 

Golpeado por las derrotas electorales en la Nación y la provincia de Buenos Aires, Macri teme lo peor: perder este año en el lugar donde todo empezó, Boca. 

Es que la oposición en el club ya está trabajando a full para lograr la unidad y derrotar al candidato de Macri y Daniel Angelici: Christian Gribaudo. 

El último fin de semana se vieron decenas de panfletos que piden "unidad" para desplazar al espacio del actual presidente del club, Angelici. Se repartieron en la platea de La Bombonera. “Si nos unimos, se van”, dicen.

Fue en la previa del partido con Aldosivi, que ganó Boca. Allí circularon unos volantes que no cayeron nada bien en el oficialismo.

 

 

 

“Desde finales del año pasado venimos insistiendo sobre la importancia trascendente de las elecciones del próximo diciembre. Faltan 95 días para, quizás, el día más decisivo de la historia del club”, dice el comienzo del comunicado que ya se viralizó en las redes sociales. 

El texto es lapidario con la actual gestión: "Este modelo clientelar, que hizo de Boca un club cerrado al barrio, a los vecinos de La Boca y a los hinchas está agotado y como nunca antes necesitamos barajar y dar de nuevo".

¿Quiénes son los dirigentes que quieren sacar al “Tano” Angelici? José Beraldi y Royco Ferrari, ex integrante del oficialismo, que se presentan como los principales adversarios. Pero quieren sumar fuerzas con la fórmula Jorge Ameal-Mario Pergolini. Y hasta se habla de un tapado: Juan Román Riquelme.