Ante el reclamo de las organizaciones sociales por la crisis económica, legisladores que integran el Frente de Todos y el bloque justicialista presentaron el proyecto de ley para declarar la emergencia alimentaria. Entre las peticiones, se espera que la medida se extienda hasta el 2022.

La iniciativa dispone “un incremento de emergencia” de, como mínimo, el 50% de las partidas presupuestarias vigentes este año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición. Además, prorroga hasta el 31 de diciembre de 2022 la emergencia alimentaria nacional, que vence el 31 de diciembre este año, según la Ley 27.345, sancionada en 2016, que extendió a su vez la emergencia social por el mismo período.

También se faculta al jefe de Gabinete a que, durante la vigencia de la emergencia alimentaria, actualice trimestralmente estas partidas presupuestarias, tomando como “referencias mínimas” el aumento de la variación porcentual del rubro ‘’alimentos y bebidas no alcohólicas’’ del Indice de Precios al Consumidor y la variación de la canasta básica alimentaria según el INDEC.

 

 

A su vez, se habilita al Poder Ejecutivo Nacional a “disponer las ampliaciones y las reestructuraciones presupuestarias, y las decisiones administrativas conducentes a un abordaje efectivo de la emergencia alimentaria y nutricional”. En ese sentido, se establece en este sentido que los cambios en el Presupuesto no podrán realizarse con "la reducción de los créditos correspondientes a la finalidad ‘’Servicios sociales’’’.

La iniciativa ingresó por Mesa de Entradas de la Cámara baja con 13 firmas, correspondientes a representantes del Frente de Todos, el bloque Justicialista, los puntanos de Unidad Justicialista y los misioneros del Frente Renovador de la Concordia.

El jefe del bloque Movimiento Evita, Leonardo Grosso, afirmó que “el Gobierno debería tener la responsabilidad de hacerse cargo de este problema que ellos generaron y tomar medidas urgentes antes del jueves, de no ser así avanzaremos con la sesión especial para darle media sanción”. Y añadió: “La oposición está unida y decidida a aprobar la Emergencia Alimentaria porque entendemos que es una necesidad urgente”.

En diálogo con “Habrá Consecuencias” en El Destape Radio, el diputado nacional Felipe Solá había anticipado que desde el Frente de Todos iba a apoyar el tratamiento de la emergencia alimentaria. “Hay un crecimiento del hambre, incluso en gente  formalizada, con trabajo”, había remarcado.