Instalan un parque solar en Jujuy que endeuda a la provincia en medio de una fuerte caída del consumo de energía

Su construcción implica una millonaria deuda en dólares para la provincia. Estancamiento del consumo de electricidad 

04 de octubre, 2019 | 13.45
Jujuy: polémica instalación de un parque solar en medio de la crisis | Energía

Los datos oficiales más recientes dan cuenta de un estancamiento del consumo residencial de electricidad a nivel nacional respecto de 2015 (primeros ocho meses del año). Es decir, el mismo consumo que hace cuatro años atrás. En cuanto al uso de gas en los hogares argentinos, los valores cayeron por debajo de los de 2010 en el acumulado a agosto. Jujuy, lógicamente, no puede escaparse del masivo empobrecimiento energético popular. Sin embargo, esta provincia tiene para enseñar algo que pinta de cuerpo entero la lamentable situación. Hablamos del parque solar Caucharí, "inaugurado" el 1 de octubre (estará recién operativo en 2020).

 

Repaso al "suicidio verde jujeño"


La construcción del parque solar implica una deuda de 210 millones de dólares que mantiene la provincia de Jujuy con un bono emitido bajo ley del Estado de Nueva York, más unos 390 millones puestos por el Eximbank de China. De esta deuda deberán hacerse cargo los jujeños y las jujeñas, por supuesto, quienes deberán pagar la electricidad mucho más cara y subsidiar el arribo de las renovables al precio de mayor desigualdad y pobreza energética.

Se trata de un verdadero "suicidio energético" por el que quedarán endeudadas en 500 millones de dólares generaciones enteras con el objetivo de inaugurar un parque de 300 MW de potencia instalada (1.800.000 dólares por MW instalado), íntegramente importado, que funcionará el equivalente a 3 meses anuales. (1) Cabe señalar que dicho monto no incluye los costos de las nuevas líneas de transmisión requeridas, estimados en 50 millones adicionales. (2)

De acuerdo a datos oficiales, la planta contará con 1.200.000 paneles solares chinos fabricados por Power China, Shanghai Electric y Talesun, las cuales serán las encargadas no solamente de proveer la tecnología, sino también los componentes electromecánicos y las obras civiles de infraestructura, incluyendo los montajes electromecánicos vinculados a la construcción de los parques.


Contracara de Caucharí: masivo empobrecimiento energético en Jujuy

 

Con Macri, el empobrecimiento energético asciende como flagelo social, industrial y productivo, y la energía -en calidad de mercancía- se transforma en bien de lujo. En este sentido, Jujuy es, tristemente, uno de los más claros ejemplos.

En el cuarto y último año de gestión neoliberal, y al mes de agosto, los hogares jujeños consumieron menos energía eléctrica que en 2015 (-1,4%) y menos gas natural que en 2013 (-5%). Tomando el trienio 2016-2018, la expansión domiciliaria del servicio de gas por redes es comparativamente con iguales períodos anteriores la peor desde 2001 para esta provincia.

Pero claro, la provincia contará con un parque solar chino para generar electricidad durante 3 meses del año.


Contracara de Caucharí: Cuenca Noroeste inviable


Mientras se construyen instalaciones con cientos de miles de paneles importados, para una tecnología intermitente y que funcionará en total un par de meses al año, la producción de gas y de petróleo de la región Noroeste se viene en picada.

La Cuenca Noroeste ha sido decretada "inviable" por el macrismo. Esta "reconversión" energética de renovables por combustibles fósiles, así como hidráulica de alta potencia y energía nuclear es perfecta síntesis del modelo energético neoliberal.

Una planta que aportará poco empleo, poca energía y quedará en manos extranjeras

El monto total del proyecto Caucharí es de 550 millones de dólares -sin incluir punitorios, exenciones impositivas, etc.-. Un monto destinado a la construcción y puesta en funcionamiento de una planta de energía eléctrica cuyo equipamiento es importado, cuya operación y mantenimiento estará en manos extranjeras, que aportará no más de 25/30 empleos permanentes, y todo, para generar energía eléctrica durante tres meses del año.

En paralelo, un pueblo jujeño que no puede pagar los servicios públicos del gas y la electricidad, con consumos que han caído por debajo de 2013 y 2015, respectivamente. La expansión de la red de gas domiciliaria en mínimos históricos, y la caída de la actividad hidrocarburífera en la cuenca de la que es parte desplomándose cerca de un 30% en relación a 2015.

Como ya hemos manifestado, la incorporación de renovables eólica y solar (que son fuentes de generación intermitentes), no puede fundamentarse en la diversificación como fin en sí mismo, sino que debe contribuir en todo momento a la promoción/potenciación de las capacidades industriales, científicas y tecnológicas nacionales aplicadas a dichas tecnologías.

Asimismo, y por su impacto negativo en la tarifa y su dependencia foránea, la conveniencia de instalarla en las zonas, regiones o provincias más postergadas del país debe medirse con sumo cuidado, ya que allí el fomento de las fuentes primarias tradicionales (más baratas, nacionales y de mayor generación de empleo) es parte fundamental del desarrollo pendiente.

 

*Nota publicada en OETEC.
 

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

¿Querés recibir notificaciones de alertas?