El diputado nacional Fernando Iglesias volvió a tomar el protagonismo de las redes sociales luego de que haya tenido que desmentir una denuncia de amenaza que él mismo había difundido. El escritor había hablado de un ataque vandálico hacia su persona.

 

 

En su cuenta de Twitter, Iglesias posteó una foto y disparó: "Ayer por la tarde mi automóvil fue vandalizado en el estacionamiento de la Cámara, al cual solo tienen acceso diputados, asesores y funcionarios. Dejaron su firma con dos calcomanías. La amenaza es clara. No para mí, para todos. Esto es lo que se vota el 27 de octubre". Las reacciones de apoyo no tardaron en llegar pero una hora después tuvo que arrepentirse.

 

 

 

Luego de borrar el tweet, el legislador publicó un mensaje para desmentir su propia denuncia. "Rectifico la información y pido disculpas a quien pueda haberse sentido afectado. Las cámaras registraron que mi auto ingresó vandalizado a la Cámara. Dado que solo lo estaciono en el garage de mi edificio, la única posibilidad es que hayan entrado a amenazarme a mi propia casa", aclaró.