La abogada Graciana Peñafort cruzó al muldimedio oficialista Clarín por una nota que publicó en la cual salió en defensa del operador mediático Daniel Santoro y que está involucrado en la causa de espionaje ilegal y extorsión.

En el artículo, el periodista Claudio Savoia relaciona el llamado a indagatoria de Santoro con el presunto peligro que corre la libertad de expresión como si tuviera algún punto de comparación, ya que, el ex panelista fue citado por el juez Alejo Ramos Padilla debido a su participación en la red de extorsión y espionaje ilegal junto a Marcelo D’Alessio.

“Los periodistas no tienen -no tenemos- privilegios ni ventajas ante la ley. Debemos rendir cuentas por nuestros actos como cualquier ciudadano y cargamos sobre nuestros hombros una responsabilidad extra: al denunciar posibles maniobras de corrupción o actos irregulares, debemos extremar los recaudos para evitar errores y arbitrariedades”, dice la nota en su primer párrafo.

Al respecto, Peñafort citó el artículo y realizó un extenso hilo en Twitter en el cual explicó punto por punto la diferencia entre ser partícipe de la red de espionaje ilegal valiéndose de sus herramientas como periodista y lo que es atentar contra la libertad de expresión.

“Podria citar cientos de casos en los que Daniel Santoro cometió errores y arbitrariedades. Solo por dar un ejemplo la publicación de una información respecto a la existencia de cuentas en el exterior de Nilda y Máximo, que a la postre resulto FALSA. Aun esperamos sus disculpas”, advirtió la letrada en el primer tuit.

Y detalló: “Santoro fue llamado a brindar declaración indagatoria porque está acusado de aportar y participar de una banda de inteligencia ilegal y extorsión que habrían integrado entre otros Marcelo D´alessio, el fiscal Carlos Stornelli, los ex policias Bogoliuk y Degastaldi entre otros”

“El primero de los cargos es conocer y participar  de los métodos ilegales que la banda tenía para acceder a la información. El caso de Brusa Dovat es paradigmático en eso. A Brusa Dovat lo torturaron psicológicamente y lo amenazaron para que declarar ante Stornelli”, remarcó Peñafort.

Asimismo, aclaró que “Santoro conocía la situación de presión extrema que ejercía D´alessio sobre Brussa Dovat e incluso que el plan de D´alessio era obligar a Brusa Dovat a declarar en la fiscalía de Stornelli. Incluso Santoro "colaboro" en el el "ablande" de Brusa Dovat e hizo una nota”

“Veras entonces Claudio Savoia que nada tiene que ver esa acusación con la reserva  de fuentes que como a todo periodista, le acuerda la Constitución. Sino con la participación de Santoro en un apriete destinado a que Brusa Dovat declare ante Stornelli. Y que Santoro conocía”, sentenció.

Además, recordó que Santoro es llamado a indagatoria por brindar información sobre sus colegas Alejandro Fantino y Romina Manguel: “En la casa de D´alessio encontraron legajos de inteligencia ilegal sobre Fantino y Manguel, en los q la fuente era Daniel Santoro. Veras Claudio Savoia que esa acusación no tiene tampoco nada que ver con la reserva de fuentes. Se acusa a Santoro de espiar ilegalmente”.