El hecho de discriminación por identidad sexual en el Colegio Santa María en la provincia de Salta generó diversas repercusiones.

Este martes, en Todo Noticias,habló el abogado del colegio Santa María, acusado de discriminar a un chico de cuarto año por utilizar una pulsera LGBT en clases. El letrado de la institución argumentó que el alumno estuvo en falta y que no existió un acto de discriminación. En un cruce con José Coraita, el padre del chico discriminado, aseguró que no se trató por el hecho de la sexualidad del joven sino porque era una pulsera y ese elemento está prohibido en uno de los colegios más caros de Salta Capital.

“El régimen de convivencia le impide usar pulseras, aros y joyas. Esta pulsera identificaba el colectivo lgbt, el preceptor pidió que se la saque” Y agregó: “Jamás se le dijo que se saque la pulsera de los colores que lo identifican”.

Embed

Frente a las argumentaciones, Coraita dijo que se trató de una versión “mentirosa” y agregó que se trata de niños y que el colegio ejerció violencia institucional frente al menor. Eran adultos y directivos que se enfrentaron y se entrometieron en su privacidad. Frente a eso, Santiago se defendió solo.

“Me entreviste con el tutor y la directora, no es lo que me informaron. No estoy diciendo que ellos mientan” se defendió el abogado Canaves. Y aseguró que el alumno podrá continuar en el colegio. Respecto a los compañeros, dijo: “Hicieron un gesto obsceno al símbolo del colegio” en alusión a una foto que subieron en las redes sociales los estudiantes en repudio al hecho de discriminación y que generó “la invitación a no cursar el año que viene”.

Frente a la actitud del abogado, Coraita expresó: “¿Qué es mas grave la violencia institucional o un fuck you de los chicos?”.