El periodista Paulo Vilouta quedó nuevamente en offside luego de minimizar el apagón, que dejó a cientos de electrodependientes sin la energía que necesitan para poder vivir.

A través de su cuenta de Facebook, Mauro Stefanizzi, que tiene a su hijo conectado a un respirador artificial, compartió el tuit del periodista junto con un texto de lo que significó el corte de luz masivo para su familia:  "Mientras otros simplemente salían a buscar una vela, nosotros empezamos a correr por la salud de nuestro hijo".

La carta completa

NO PUDIMOS DISFRUTAR DEL DOMINGO, PAULO.

Hay quiénes no pudimos disfrutar del Domingo Paulo. Sobre todo, quienes tenemos un hijo electrodependiente conectado a un respirador para poder vivir. Que pueda entrar en paro por falta de luz. Creeme que no es una pavada. Ojalá podamos tomar conciencia más allá de ideologías. Lo que pasó ayer fue GRAVE.

Ni hablar los que pertenecemos a una Asociación Civil como lo es la Asociación Argentina de Electrodependientes. Mientras otros simplemente salían a buscar una vela, nosotros empezamos a correr por la salud de nuestro hijo y la de todos los chicos y adultos que están en su condición. Recibiendo cientos de mensajes, lo que evidenció una vez más la ausencia de un Estado. Ayuda que por supuesto fue insuficiente, nunca podremos llegar a todos.

Hubo chicos electrodependientes que fueron a hospitales y tampoco tenían luz porque no funcionan sus grupos. Fue una carrera contra reloj, el tiempo pasaba. Las baterías y el oxigeno se agotaban y la luz no volvía.

Hace tres años comenzamos a pelear por la sanción de una ley nacional para tener una fuente alternativa de energía en nuestro domicilio. La ley se consiguió pero desde el mismo Estado se tejió una gran red burocrática para impedirnos acceder a las mismas.

Sería bueno que nos ayuden a difundir estas cuestiones en vez de ubicarse de un lado o del otro de la grieta. Hay gente que terminó internada porque se descompensó. No es pavada. No pretendo hacer ningún tipo de escrache a nadie, simplemente pedir que tomemos conciencia.

Sin dudas, NO PUDIMOS DISFRUTAR DEL DOMINGO, PAULO.