Dólar a $ 73 y el negocio del hambre | El Destape con Roberto Navarro Suscribite

X

A la espera de decisiones judiciales, la candidatura de José Luis Espert fue impugnada por un militante del partido Unite. Tras la maniobra del Gobierno para vaciarle el frente al candidato al presidente, el espacio Despertar salió en busca de partidos y anotó a Unite, el sello que también anotó a Amalia Granata, por ejemplo. 

Sin embargo, acaba de presentar una impugnación Gabriel Molina, un militante de Unite que se presentó ante la Justicia. Allí asegura que ya había presentado su candidatura presidencial por Unite ante la Junta Electoral Partidaria y denuncia que se la dieron de baja y fue reemplazada por la de Espert. 

Desde el entorno del líder de Despertar afirmaron a El Destape: "Es una farsa, es una fantochada. Esto claramente es una maniobra del gobierno. Si Macri quiere que no nos presentemos que salga a decirlo y ya está. Hoy se presenta cualquier e impugna".

 

 

Aún está ese espacio a la espera de un fallo de la jueza electoral María Servini o una decisión del fiscal Jorge Di Lello si avanza o no la candidatura de Espert rumbo a las PASO.

Hoy Espert en todas las encuestas nacionales mide entre 5 y 7 puntos. Esos votos son sufragios que irían a la dupla Macri-Miguel Pichetto. Ante este panorama, la semana pasada el hombre nuevo del PJ en Juntos por el Cambio llevó a ese espacio a Alberto Asseff y lo colocó en el lugar Nº 11 de la lista de los diputados nacionales (entra seguro). Asseff era el titular del sello Unir, uno de los partidos que formaba parte del frente Despertar. 

Sin la UCeDé ni Unir, Espert salió en busca de partidos y logró meter a Unite. Pero ahora surgió una nueva complicación que deberá rever la Justicia. Espert llevará como vice al periodista Luis Rosales, panelista de Eduardo Feinmann.