Un domingo cargado de elecciones se vio sorprendido por un evento inesperado. Desde las 7 de la mañana, un corte de luz masivo obstaculizó el proceso de los comicios en las provincias de Santa Fé, Formosa, Tierra del Fuego y San Luis. Aun así pudieron desarrollarse y empieza el conteo de votos que no augura buenas noticias para Cambiemos.

Santa Fé:

Se trata de la tercera provincia con mayor cantidad de habitantes. Desde el año 2007 es gobernada por el socialismo, quien va rotando sus candidatos y, en esta ocasión, el candidato del oficialismo será el exgobernador Antonio Bonfatti. El sello con el que se presenta Bonfatti es el de Frente Progresista, que une una confluencia de partidos. 

Quien tiene más chances de disputarle la provincia al oficialismo es el Partido Justicialista, bajo el sello Frente Juntos. Su representante, el senador Omar Perotti, va a la disputa aliado con el albertismo.

Formosa:

El peronista Gildo Insfrán se mantiene al frente de la Gobernación desde el año 1995 y busca una nueva reelección. El justicialismo provincial tendrá como contrincante a la oposición que se unió en el Frente Amplio. Se trata de una coalición aliada a nivel nacional con Cambiemos, que es liderada por el peronista Adrián Bogado.

San Luis:

En la provincia puntana todo queda en la familia. El actual gobernador, Alberto Rodríguez Saá tendrá como contendiente a su hermano, el expresidente de la Nación Adolfo. Este último gobernó la provincia entre 1983 y 2001. Ambos justicialistas, y aliados durante décadas, rompieron la alianza y hoy se enfrentan en los comicios.

Tierra del Fuego:

En la provincia más austral del país, la peronista Rosana Bertone busca la reelección. Enfrente tendrá a Gustavo Melella, intendente de Río Grande, que se presenta por Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (Forja) y a Juan Rodríguez, referente de Cambiemos con el frente Ser Fueguino.