El precandidato a gobernador de Buenos Aires por el Frente de Todos, Axel Kicillof, fue entrevistado por sus propuestas de campaña y tuvo un cruce en vivo con Maximiliano Montenegro

A menos de un mes de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el exministro de Economía que se presentará en una fórmula junto a Verónica Magario, planteó la necesidad de hablar en los medios oficialistas sobre la emergencia alimentaria, económica y laboral.

"Si cuando a mi me tocó estar en el gobierno hubiese pasado un décimo o un centésimo de lo que hoy pasa... hoy 1200 trabajos formales se pierden en la provincia (...) y lo mismo ocurre con las empresas, que cierran 140 por mes. Es una situación grave", afirmó.

Además, consultado por si la imagen negativa de Mauricio Macri afectará las elecciones a nivel provincial, aclaró la falta de respaldo total de los bonaerenses y criticó la campaña sucia.

"Capaz vamos a comernos niños crudos", ironizó Kicillof sobre los dichos de Miguel Ángel Pichetto y las medidas económicas que tomará, como el cepo. "La sociedad está cansada, podrida y hasta enojada de los intentos de generar sensaciones, de crear fantasmas", argumentó.