Con una clara actitud intimidante tras la derrota electoral de Juntos por el Cambio, miembros de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) anunciaron la suspensión de pequeños comercios en el partido bonaerense de Ituzaingó y, según manifestaron los comerciantes, les dijeron "ésto es para que aprendan a votar bien".

Uno de los trabajadores contó: “Me dijeron ‘esto es para que aprendan a votar bien’", a lo que Pablo, otro comerciante de la zona, agregó: “Vinieron a extorsionarnos después de cómo resultaron las elecciones; agradecemos la intervención del Intendente que vino a poner la cara y hablar con la gente del operativo para que pararan”. 

En ese Partido del oeste bonaerense, Alberto Fernández obtuvo el 52,73% de los votos contra el 31,69% de Mauricio Macri. A nivel de la gobernación, Axel Kicillof se impuso por 52,27% frente al 35,68% de María Eugenia Vidal.

 

 

El operativo se dio en los corredores comerciales de San Alberto y Brandsen. El Intendente, Alberto Descalzo, y el Jefe de Gabinete, Pablo Descalzo, se acercaron a los comercios que sufrieron las amenazas de ARBA para ponerse a disposición de los comerciantes. El mandatario local manifestó que le planteó a "Magalí García (Jefa de Departamento de Fiscalización de ARBA) que estaba afectando la paz social del pueblo de Ituzaingó, porque estaban atacando un lugar muy sensible". 

Descalzo le pidió a García que termine con la suspensión de actividades y sanciones a los locales al tiempo que se comunicó con el secretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, para solicitar la interrupción del operativo.