El riesgo país se vuelve a disparar y toca su máximo en más de 10 años. Se da tras el colapso del sistema financiero en la víspera como reacción al resultado de las elecciones primarias, que implica que se acerca el fin de la bicicleta financiera.

El indicador de la banca JP Morgan trepa casi 100 unidades a 1.564 puntos básicos. Este es su más alto nivel desde mitad de mayo de 2009.

Los mercados financieros domésticos se derrumbaron el lunes tras la abrumadora diferencia que Alberto Fernández logró en las PASO sobre el presidente, Mauricio Macri. Esto alejó la posibilidad de una reelección del mandatario en los comicios de octubre y, por lo tanto, la continuidad de las ganancias extraordinarias para bancos y energéticas a costa del empobrecimiento de la población.

El riesgo país estuvo gran parte del lunes desactualizado por la falta de negocios reales con los bonos soberanos del país en Estados Unidos. Se vio el valor real cuando internamente el peso llegó a sufrir una depreciación en torno al 25% en el día y los títulos públicos se derrumbaron hasta 30%.

Agentes del mercado explicaron que muchas veces los sistemas informáticos desconocen una tan abrupta diferencia cambiaria, por considerarla un error, e imposibilita las chances de transacciones con bonos.