El frigorífico Carcaraña propiedad de la familia Mattievich, puede cerrar sus puertas en las próximas horas y dejar en la calle a 300 trabajadores de la carne luego de que el gobierno nacional le diera una porción menor a la esperada de la cuota de exportación Hilton, mercado vital para la firma golpeada por la caída del consumo interno. 

"Le agradezco al presidente infinitamente. Esto es fruto de toda esta gente que está ahí detrás. Vemos un futuro inmenso", alcanzó a decir el dueño de la empresa José Mattievich, antes de quebrarse en llanto junto a Mauricio Macri hace exactamente doce meses. 

El frigorífico ubicado en la localidad santafesina de Carcaraña sólo recibió la aprobación para exportar por la cuota Hilton 50 toneladas de carne, una parte muy pequeña para una firma tan grande y con el mercado interno en marcada caída de la demanda. 

“Tuve una comunicación con el dueño que me dijo que iba a cerrar la planta. Son 300 personas que quedan en la calle”, confirmó a El Destape José Alberto Fantini, Secretario General de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, quien viajó a Santa Fe para intentar iniciar una negociación con el gobierno y la empresa que evite el cierre. 

"¿Cómo hemos logrado esto? nos sentamos alrededor de una mesa a dialogar y generar confianza y a cumplir con la palabra. Nosotros dijimos vamos a permitir la exportación de la carne y vamos a sacarle las retenciones", afirmó Macri al reabrir la planta.

Fantini explicó que con el consumo en caída local sostenida, la única alternativa es la exportación. Los frigoríficos que reabrieron en los últimos meses como el Carcaraña o el Swift de Venado Tuerto, sufren una severa crisis, porque la cuota Hilton tiene un porcentaje menor al esperado y no pueden hacer frente a los costos.