El fiscal macrista Raúl Pleé interpuso un recurso extraordinario ante la Corte Suprema para que deje sin efecto la resolución de la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal por la cual se mantuvo la competencia del juzgado de Dolores, comandado por Alejo Ramos Padilla, en la investigación de una red de espionaje ilegal. Es una nueva maniobra para llevar la causa a Comodoro Py.

Pleé consideró que no se avanzó en el desarme de la red de espionaje ilegal y que "a la necesidad de atender a una más eficaz investigación, mayor economía procesal, mejor defensa de los imputados e inmediatez con los elementos de prueba (...) la conveniencia de que estas actuaciones sean remitidas  a la justicia federal de esta ciudad".

En su dictamen ante la Cámara manifestó que esta instancia judicial "sólo está llamada a intervenir en la revisión de sentencias definitivas o resoluciones equiparables a tales" y que "lo resuelto por ella también habrá de ser considerado una sentencia definitiva o resolución equiparable a tal y por lo tanto puede ser recurrida de modo extraordinario ante la Corte Suprema".

 

 

Para pedir el apartamiento de Ramos Padilla, recordó que el fiscal federal de Dolores, Juan Pablo Curi - quien realizó maniobras contra la investigación impulsada por el juez -, "planteó la incompetencia" del juzgado el 28 de febrero por la "conveniencia" de que la investigación pasar a a la ciudad de BUenos Aires, postura que amplió a principios de marzo.

Por otro lado, argumentó que los peritajes de la Comisión Provincial por la Memoria determinaron que hubo actividades de inteligencia ilegal que podrían tener el objetivo de influir "en la situación institucional, política y económica del país y en su política exterior". Esto manifestaría "una particularidad y grave vulnerabilidad del Sistema Nacional de Inteligencia" y por ello "debe intervenir en la investigación la Justicia Federal del lugar en donde se encuentran los principales establecimientos encargados de velar por la defensa nacional y la seguridad". O sea, la Capital Federal y no Dolores.

Sin embargo, la denuncia por extorsión formulada por Pedro Etchebest destapó una red de espionaje ilegal que no tiene un único lugar de ejecución, sino múltiples. La Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata resolvió que el juzgado Federal sea el que continúe con la investigación, tal como se resolvió el 13 de mayo. En uno de los argumentos, se manifestó que no se podía asegurar cuál había sido el lugar en el que se cometió el hecho principal y los restantes ilícitos investigados.

 

 

En contra de esta resolución, el fiscal Juan Manuel Pettigiani interpuso un recurso de casación al decir que las cuestiones de competencia no son sentencia definitiva y que hay que "hacer una excepción" cuando "atenta contra los principios de juez natural del proceso". Según él, "los actos que podrían tener relevancia típica y que resultan materia de investigación ocurrieron en una jurisdicción determinada pero fuera del ámbito de competencia" de Ramos Padilla. 

Sin embargo, la Cámara sostuvo el 27 de junio que no hay "supuesto alguno que permita hacer excepción a la regla" y "agregó que el pronunciamiento atacado fue dictado por la Cámara de Apelaciones en su carácter de órgano revisor de las resoluciones emanadas de los magistrados, por lo que existe doble conformidad judicial".

El fiscal Pleé remarcó que "la Cámara Federal de Mar del Plata y la Sala, al avalar su razonamiento, han ignorado aspectos que debieron ser analizados para justificar el temperamento adoptado, omitiendo el tratamiento de los argumentos expuestos por el impugnante que en modo contundente conducían a un resultado diverso".

Por lo expuesto, requirió que "se haga lugar" al recurso extraordinario interpuesto y "se deje sin efecto la decisión adoptada por la Sala 2 de esa Cámara Federal de Casación Penal" que avaló a Ramos Padillal en la investigación.