El 17 de noviembre, apenas cinco días antes de que se definiera que Mauricio Macri sería el nuevo presidente, el periodista Alfredo Leuco entrevistó a Marcos Peña, quien ya se perfilaba como posible jefe de Gabinete y lo interrogó por los temores que planteaba en aquel momento el candidato Daniel Scioli de una brusca devaluación y ajuste.

"Es una de esas trampas dialécticas típicas del relato. No sólo dicen lo que nosotros vamos a hacer sino que nos hacen la pregunta de lo que nosotros no dijimos”, contestó el actual funcionario en Los Leuco por TN.

El periodista lo arrinconó: “¿Usted se compromete aquí a que no va a haber devaluación si Macri es presidente?”, a lo que Peña dio una respuesta que hoy genera risas, en el mejor de los casos: “Acá el tema central es que no va a haber un ajuste. Pero venimos de una economía ajustada, devaluada. Necesitamos crecer, combatir la inflación. Eso va a pasar a partir del 10 de diciembre porque va a haber un Gobierno que genere confianza, que es lo que el kirchnerismo ya no puede generar”.

Tras una nueva aceleración del dólar, aquella promesa suena exageradamente ridícula. Por eso, el recorte de aquel programa fue viralizado en las redes sociales, al igual que en las devaluaciones anteriores. 

Cuando comenzó la gestión de Cambiemos, el dólar oficial estaba estancado en los 10 pesos. La escalada fue estrepitosa, porque en la actualidad tocó los $60 y ningún economista asegura que haya llegado a su techo.