El Gobierno finalmente envió al Congreso el proyecto de ley que sienta las bases para el "reperfilamiento" de la deuda pública bajo legislación local, que suma unos U$S 32.000 millones. Se contemplará una cláusula de acción colectiva a bonos que tengan legislación extranjera.
 
La iniciativa que ingresó a la Cámara de Diputados no incluye una propuesta de reestructuración de estos títulos bajo ley argentina de mediano y largo plazo, sino que fija parámetros para que posteriormente el Ejecutivo convoque a los acreedores y comience a negociar la oferta.


El principal artículo del proyecto incorpora a estos bonos la Cláusula de Acción Colectiva que sí tienen los de legislación extranjera, y que establece que si el 66% de los bonistas acepta la propuesta de reperfilamiento, el resto debe acatar, con un mínimo de 50% por especie. De esta manera, se busca evitar que surjan los famosos fondos buitre.
 
Actualmente, la deuda pública bruta total asciende a unos U$S 307.000 millones, de los cuales U$S 113.000 millones corresponden a títulos con privados. De este total, U$S 48.000 millones son de bonos bajo legislación local y U$S 65.000 millones, bajo ley extranjera. A su vez, de los primeros, quedan U$S 32.000 millones si se les restan las Letes y Lecap ya defaulteadas.

Por otra parte, la deuda con organismos internacionales (FMI, Banco Mundial, BID) asciende a U$S 67.600 millones, dentro de los cuales también se incluyen unos U$S 1.900 millones que todavía resta pagarle al Club de París.