Dale tu mano a Scioli: el chiste y su relación con las redes

11 de octubre, 2015 | 12.04

"El humor político es un pasatiempo intelectual que consiste en burlarse de los peronistas" decía Alejandro Dolina allá por los años ochenta. Todavía no existía esta fascinación por el peronismo, su folklore y sus símbolos que vivimos en los últimos años. Y todavía no habían llegado Pedro Saborido y Diego Capusotto para mostrarnos que cuando se combina a la palabra "Perón" con cualquier otro sustantivo (Perón y el rock nacional, por ejemplo) se produce un efecto irresistiblemente cómico. En estos días, la conjunción entre los sustantivos "Perón", "Macri" y "estatua" nos está dando qué reír a muchos de nosotros.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

El peronismo se vale de una estrategia: tomar las burlas y repetirlas con orgullo. En su infinita capacidad de cooptación, asumió términos como "descamisados", "cabecitas negras", "grones", con toda alegría. Es difícil burlarse del peronismo porque tiene la costumbre de convertir el agravio en marca de identidad. Cada mañana en Facebook y Twitter se puede leer y ver a un entusiasta grupo de kirchneristas ironizando acerca de ellos mismos como "la mierda oficialista", "la yegua", y los "choripaneros". El sistema de circulación del chiste se ha democratizado y todos nosotros, los que queremos hacer humor político, podemos hacerlo desde las redes. Además, si hay suerte, nuestro tuiteo puede ser leído en un programa periodístico, que es como ser un contador de chistes de las ligas mayores.

¿Alguien se está preguntando cuál es el futuro del humor político si Daniel Scioli llegara a ganar las elecciones? En los primeros tiempos del gobierno de Néstor Kirchner circulaban los chistes sobre sus ojos estrábicos, pero el tema fue desapareciendo. EAMEO -esa página gráfica de Facebook que está haciendo el mejor humor político de estos tiempos- lleva cantidades de chistes acerca de Scioli y su mano faltante. El trasfondo simbólico de la mano es muy fuerte: significa la potencia del hacer cosas y lo inexorable. Los argentinos tenemos la maradoniana mano de Dios y las ausentes manos de Perón.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Además, el efecto cómico de unir los sustantivos "mano" y "Scioli" parece tener un efecto desopilante, explotado hasta el hartazgo. Tómese cualquier modismo ("hablar mano a mano con Scioli", "las opiniones de Scioli sobre la mano dura", "Scioli necesita de tu mano" y el chiste está asegurado. Pero Daniel Scioli, al estilo del peronismo, asume la burla como señal de identidad y la aprovecha. Se ata la corbata con una mano en el programa de Tinelli, aprovecha la historia de su pérdida como capital político.

Un efecto secundario negativo del triunfo del Frente para la Victoria podría ser este: una inflación diaria de chistes sobre manos, a cuenta de cualquier acto de gobierno; la mano de Scioli es fija para el autor que quiera hacer chistes, pero no para el humorista. El chistoso (al estilo de Nik) va a tenerla muy fácil porque en esta cuestión hay una fuente infinita de bromas. El humorista (como Diego Parés, o Rudy y Paz) sabe crear mundos, ligeramente parecidos a este, un poco más claros.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►