Presidida por Emmanuel Macron, esta nueva cumbre del G7 compuesta por USA, Canadá, Gran Bretaña, Japón, Francia, Alemania e Italia, se reunirán en Biarritz del 24 al 26 de agosto. Un impresionante dispositivo de seguridad ( 13 200 policías y gendarmes) bloqueará la ciudad balnearia en plena temporada de vacaciones para evitar que la contra cumbre se manifieste.

Las asociaciones y ONG de la contracumbre reaccionaron al tema oficial del G7 denunciando el "cinismo a toda prueba" de Emmanuel Macron y la actitud de los siete "bomberos pirómanos". Cécile Duflot, Directora ejecutiva de Oxfam Francia matiza: " Veo una victoria ideológica de todos aquellos que durante años han sostenido una visión del mundo diferente a la impuesta por los jefes de Estado occidentales. Un G7 sobre desigualdad habría sido inimaginable hace quince años. Pero la cuestión no es solo usar las palabras, debemos implementar las soluciones que hemos estado ofreciendo durante años ".

Este miércoles 21 comienzan las jornadas de protesta y movilización, organizadas por las plataformas G7 Ez (G7 No) y Alternatives G7, de la que forman parte la campaña No a los Tratados de Comercio e Inversión y Ecologistas en Acción. Bajo el lema ‘Defendamos nuestras alternativas’, la contracumbre, que empieza hoy y termina el 23 de agosto, acogerá a colectivos sociales, organizaciones y sindicatos de todo el mundo. Su objetivo, en palabras de Cuca Hernández, portavoz de Attac Madrid, es “poner de manifiesto esta falsa retórica y forjar una red internacional para construir alternativas reales a un sistema que no respeta la vida en ninguna de sus formas y que nos conduce al fin de las sociedades humanas actuales y a una extinción masiva de las especies”.

 

 

Relegado a unos veinte kilómetros de Biarritz por la zona de seguridad, el campamento que acoge a los participantes está instalado en un antiguo centro de vacaciones y gestionado de manera participativa. Frente al dispositivo ultra seguro y la comunicación bien afilada de la cumbre oficial, su variante alternativa se centra en un ambiente festivo con conciertos y proyecciones de películas en la noche y reflexión durante el día con conferencias y mesas redondas. Los sindicalistas franceses de Sud o de la CGT, pero también representantes de la Francia Insumisa, los Verdes o el PCF deben unirse a los debates sobre el tema "Fin del mundo, fin de mes, la misma lucha" o sobre el feminismo como respuesta a la crisis ecológica. y social.

El programa contará con más de setenta conferencias, talleres y actividades culturales en torno a los temas centrales de las luchas presentes en la contracumbre: el capitalismo y el excesivo poder de las multinacionales, la destrucción planetaria, el patriarcado, el respeto a la diversidad y la libertad de los pueblos, el déficit de democracia, las guerras ‘neoimperialistas’, la solidaridad internacional y la abolición de las fronteras. La contracumbre se cerrará con una manifestación el día 24 y acciones de desobediencia civil el 25 de agosto.

Se espera que unas 12 000 personas se manifiesten y asistan a estos debates que se llevan a cabo en Hendaya e Irún, comunas ubicadas a ambos lados de la frontera franco-española.  “Este año, la contracumbre al G7 es ambiciosa, no habíamos hecho algo de esta magnitud en mucho tiempo", confirma Aurélie Trouvé, portavoz de Attac  Francia y Alternatives G7. El  2019 fue un año militante en Francia, con chalecos amarillos y manifestaciones por el clima. Estos movimientos se encuentran hoy con nosotros ".

La elección de organizar la cumbre de jefes de estado en Biarritz también ha abierto oportunidades inesperadas para los organizadores. El País Vasco es una de las regiones francesas donde las asociaciones que ofrecen alternativas son las más dinámicas, con Alternatiba o Bizi presionando por la justicia social y climática, a través de acciones directas y estableciendo otras lógicas operativas a escala local. Bajo su liderazgo, el eusko se convirtió en la moneda local más importante de Europa, y en 2005 nació una segunda cámara de agricultura centrada en la agricultura ecológica, la permacultura y la agricultura a pequeña escala. “¿Qué se les pasó por la cabeza para imponer un G7 en el País Vasco, una tierra con una antigua tradición de lucha militante? " sostuvo el viernes pasado, Laurent Thieulle, miembro del grupo local de Attac, entrevistado por la radio France Info. 

"Ante el mundo bunkerizado representado en Biarritz, que excluye a las ONG y a los habitantes de su ciudad, queremos proponer un funcionamiento más armonioso del mundo, basado en el respeto de los derechos humanos y centrado en la emergencia climática y la justicia social", confirma Aurélie Trouvé, de Attac Francia al diario Libération. 

Los organizadores de la contracumbre preparan acciones de desobediencia civil el domingo 25 a través de manifestaciones pacíficas para denunciar la privatización del espacio público y el cuestionamiento de las libertades fundamentales durante el G7.
En este contexto, todos los firmantes han acordado que ninguno de los eventos organizados por la plataforma se utilizará para desarrollar una estrategia de confrontación violenta con las autoridades.

Si bien este evento es presentado como decididamente pacífico, muchos observadores temen enfrentamientos violentos el próximo fin de semana si se confirma la aparición de los “Black blocs”, los mismos que irrumpieron en medio de las movilizaciones de los chalecos amarillos a principios de este año en los Campos Elíseos y en otras ciudades de Francia.