EN VIVO

#AltaData | El anuncio de Evo Morales para poder terminar su mandato

Cruce entre la fiscala Boquin y la jueza que no quiere investigar el escándalo del Correo

La magistrada pone trabas en la investigación de este expediente y se niega a apartarse pese a que está imputada junto al propio Macri en la causa donde se investiga la millonaria condonación y el vaciamiento del Correo.

18 de junio, 2019 | 21.37

El escándalo por la multimillonaria deuda de Correo Argentino con el Estado, que el presidente Mauricio Macri intentó (y aún intenta) condonarle a su familia, suma un nuevo capítulo. En este caso, un duro cruce entre la fiscala general Gabriela Boquin, la única funcionaria judicial que no cedió a las presiones y logró frenar la condonación de más de 70.000 millones de pesos para la familia Macri, y la jueza Marta Cirulli, que pone trabas en la investigación de este expediente y se niega a apartarse pese a que está imputada junto al propio Macri en la causa penal donde se investiga esa condonación y el vaciamiento de Correo Argentino.

 

El cruce quedó plasmado en varios documentos, a los que accedió El Destape, en donde queda expuesta la reticencia de la jueza Cirulli de generar las pericias contables a las empresas Correo Argentino, Socma y Sideco, así como su posición de confrontación con la fiscala Boquin, en sintonía con los Macri. Una explicación posible es que no quiere quedar involucrada, ya que la propia jueza Cirulli comparte expediente con el presidente Macri en Comodoro Py, donde el juez Ariel Lijo debe investigar el intento de condonación y el vaciamiento de Correo Argentino. En esa causa, Macri ya mandó a cambiar dos veces al fiscal. Primero desplazó a Juan Pedro Zoni y puso a dedo a su más confiable Gerardo Pollicita. Cuando Pollicita escribió algo incómido para el presidente, lo reemplazó por el aún más confiable Eduardo Taiano.

 

 

El punto clave del cruce entre Boquin y Cirulli son los pedidos de la fiscala para que se revisen los libros contables de las empresas del holding Macri, tanto Correo Argentino como sus controlantes Sideco y Socma. Este pedido data del 7 de agosto de 2017, pero la Cámara Comercial recién lo avaló el 4 de abril de este año. Sin embargo, el 10 de mayo la jueza Cirulli firmó una resolución donde ignoró la orden de sus superiores de la Cámara Comercial para que se realicen los peritajes. Ante esto, el 20 de mayo, la fiscala  Boquin denunció a Cirulli. En su escrito, Boquin planteó que “lo resuelto por la a quo (Cirulli) implica una grave desobediencia de la manda de la Cámara y agrava la situación del trámite pues ésta no es la primera vez que la Dra. Cirulli desoye la orden del Tribunal Superior”. Boquin también recordó que la jueza Cirulli hace rato opera en función de los intereses de los Macri. En 2004, hace ya 15 años, Cirulli tenía que abrir el procedimiento de salvataje de la empresa pero resolvió abrir un nuevo período de exclusividad, es decir, de negociación entre Correo Argentino y sus acreedores. Esto, advierte Boquin, “constituye una de las principales causas del escandaloso desorden procedimental en el trámite del concurso preventivo”. La causa sigue estancada hasta hoy. Tras esta denuncia de Boquin, el 22 de mayo la jueza Cirulli le remitió la causa al Cuerpo de Peritos Contadores Oficiales de la Corte Suprema para que haga los peritajes. Pero no se quedó en eso. El 11 de junio, hace pocos días, rechazó la denuncia de Boquín, con el argumento de que ya había mandado a hacer las investigaciones. No fue así.

 

En varios escritos, a los que tuvo acceso El Destape, la fiscala Boquin le contestó. En el último de ellos, con fecha del 13 de junio, la fiscala Boquin detalla todos los puntos en los cuales la jueza puso trabas en esta causa. “Es la Dra. Cirulli quien debe impulsar la investigación a partir de los hechos denunciados por esta fiscalía general”, dice Boquin, que además recuerda que esto fue avalado incluso por las camaristas Matilde Ballerini y Maria Lilia Gomez Alonso, que si bien fueron parte del letargo de más de 17 años de esta causa cuando se trató de definir sobre el rol de la fiscal para investigar la apoyaron. Tras un largo listado de citas sobre los deberes de investigar de la jueza, la fiscala Boquin concluye: “Podría seguir enumerando doctrina categórica acerca de las facultades y deberes de los jueces/juezas en los procesos concursales pero lo destacable es que en el caso de la Dra. Cirulli intenta transferir sus funciones, facultades y obligaciones de jueza de primera instancia a esta fiscalía general, eludiendo la investigación a su cargo”.

 

Ante las omisiones en el actuar de la jueza de grado, esta fiscal, a pesar de las críticas de la deudora (Correo Argentino), desarrolla su función promoviendo la actuación de la justicia en busca del respeto al principio de legalidad, debido proceso e igualdad ante la ley de todos los ciudadanos, pero ello de ninguna de manera puede servir de excusa para que la magistrada de primera instancia no cumpla con su rol”, planteó Boquin.

 

Boquin, en otro documento, detalló que el objeto de la investigación se amplió a medida que fue descubriendo nuevas maniobras de vaciamiento de Correo Argentino. Desde las que, tal como publicó El Destape, iban para pagos injustificados a sus controlantes Sideco y Socma y a una sociedad uruguaya llamada Neficor hasta las últimas revelaciones sobre el vaciamiento de más de 35 millones de pesos hacia directores de Correo Argentino, estudios de abogados y consultoras y empresas de publicidad que, en muchos de los casos, tenían vinculaciones con el holding Macri y que hoy son importantes miembros del Gobierno. Todo ello mientras Correo Argentino no tenía actividad. La jueza Cirulli, en sus escritos, decía que ya había pedido los peritajes, pero Boquin le contesta que era sobre dictámenes previos, con pedidos desactualizados.

 

En otro de los escritos, Boquin retoma la línea de investigación sobre Doris Capurro, nombre público de Dorotea Gompertz de Capurro. En 2001, Capurro fundó las consultoras CAP Comunicación e Ibarómetro. Su derrotero muestra un juego a dos puntas, ya que fue tanto parte de la fundación del macrismo como de los círculos de consulta y toma de decisiones del kirchnerismo. Fue designada en el directorio de YPF entre 2012 y 2015. Todo mientras era socia de Jaime Kleidermacher, histórico abogado de los Macri, y participaba de empresas que vaciaban Correo Argentino. Con la llegada de Macri, Doris Capurro fundó y es CEO y Presidente de Luft Energía, dedicada energías renovables, una de las áreas que el Gobierno priorizó en sus inversiones. Desde allí se asoció con Pampa Energía de Marcelo Mindlin, uno de los empresarios predilectos de Macri.

 

Cuando se conoció que Capurro integraba empresas que fueron parte del vaciamiento de Correo Argentino, fue consultada por la periodista Emilia Delfino del bisemanario Perfil. “Eramos asesores de Franco Macrí e hicimos trabajos de marketing, publicidad, creación y rediseño de marcas, edición de libros, PR, campaña digital, folletería, medios, etc. Optimedia era una central de medios del grupo internacional Publicis. Yo dejé el management cuando vendí mi agencia publicitaria alrededor de! 2003/4. No recuerdo fechas ni montos”, le dijo a Delfino.  Tal como publicó El Destape, Capurro participó de Consultora Capurro, Supergol, Be Good y Optimedia Internacional, empresas que sacaron 1.121.373 pesos de Correo Argentino. Ante la respuesta de Capurro a Perfil, la fiscala Boquin solicita que se pida información a las empresas para chequearlas.

 

A su vez, Boquin insistió en que se requiera información a otras 12 empresas que recibieron pagos de Correo Argentino pese a que era una empresa sin funcionamiento desde 2003. Por otro lado, los abogados de los Macri trataron de justificas los millonarios pagos a estudios de abogados, como Kleidermacher y Tonelli, alegando que se trataba de su intervención en juicios y más de mil expedientes. Ante esto, Boquin les pide que le digan de qué se trata, ya que “no surge de los informes de la sindicatura controladora”.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?