Con una imagen deslucida, la Selección apenas empató con Islandia

16 de junio, 2018 | 09.00

Argentina e Islandia igualaron 1 a 1 en el debut de la Selección en Rusia 2018. Sergio Agüero adelantó a la Selección, pero la alegría duró poco y todo fue cuesta arriba para el equipo.

Los dirigidos por Jorge Sampaoli dominaron el encuentro dese el comienzo, pero el rigor físico de los islandeses complicó la creación y las llegadas al arco del elenco nacional.

Sin embargo, a los 19 minutos, Marcos Rojo probó desde afuera del área y el 'Kun' Agüero interceptó el remate para elaborar su propia jugada y marcar su primer gol en copas del mundo.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Embed

Pero cuando parecía que el partido se abría para los argentinos, la mala fortuna terminó complicando a Messi y compañía, un remate cruzado complicó a Willy Caballero y en el rebote, Alfred Finnbogason se encargó de poner el 1 a 1.

Embed

Tras el tanto, la Selección recuperó el protagonismo, pero Islandia se abroqueló en defensa y evitó una nueva caída de su arco.

En la segunda parte, los dirigidos por Jorge Sampaoli salieron con todo por la victoria, pero el rival no la puso nada fácil con un cerrojo defensivo casi impenetrable. Argentina no supo capitalizar el dominio del balón que tuvo y penó para encontrar espacios de cara al arco.

Casi como caído del cielo, el conjunto argentino tuvo un penal a favor por una infracción sobre Maximiliano Meza, pero la calidad de Lionel Messi no alcanzó para vencer HannesThór Halldórsson.

El falló fue un mazazo anímico para el elenco nacional, que siguió con la pelota, pero ya sin ser punzante y con muchas dudas para avanzar sobre el terreno islandés. Por eso, Sampaoli buscó dar más opciones ofensivas con los ingresos de Ever Banega y Cristian Pavón, pero nada alcanzó.

El delantero de Boca fue el que más intenciones demostró en el ataque y hasta llegó a ser golpeado dentro del área, pero el referí del encuentro, Szymon Marciniak, no vio la infracción.

Desesperado y sin ideas, Messi y compañía terminaron asediando el arco islandés en el tramo final, pero sin precisión ni estrategia. El rio revuelto fue ganancia para Islandia.

Embed

LA FERIA DE EL DESTAPE ►