Casanello destacó que "se cerró el circuito" del lavado de dinero

24 de junio, 2016 | 18.42

El juez federal Sebastián Casanellodestacó que se logró "cerrar el circuito" del lavado de dinero realizado por Lázaro Báez. Aclaró que "es necesario recabar mayor información" para ordenar detenciones de los hijos del empresario, quienes poseen cuentas bancarias en Suiza.

"Cerramos el circuito, que es la alegría del fiscal, la alegría mía, de la UIF y de todos los que hemos participado de esta causa", señaló Casanello ante la prensa. El magistrado confirmó que llamó a declaración indagatoria a los hijos de Báez, pero señaló que coincide con el fiscal federal Guillermo Marijuán en que "es necesario recabar mayor información" sobre el rol que tuvo cada uno en las operaciones antes de decidir si pide sus detenciones. Hallaron a nombre de los cuatro hijos de Báez cuentas en Suiza con más de U$S 25 millones.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

A la vez, Casanello afirmó que está "haciendo lo posible" para que se extradite al país a Néstor Marcelo Ramos, el titular de Helvetic, desde Suiza. Por otra parte, volvió a negar una supuesta reunión suya con la expresidenta Cristina Kirchner en la Quinta de Olivos, desestimó los argumentos para pedir su recusación en la causa y remarcó: "Me sorprendería que Báez hablara bien de mi".

Por su lado, el fiscal Guillermo Marijuan declaró que "los hechos los consideramos bastante esclarecidos, el dinero se llevaba a Suiza y desde Suiza se reingresaba a la Argentina con la supuesta venta de unos bonos. Y gran parte de ese dinero se destinó a la adquisición de inmuebles".

En una conferencia de prensa previa, en los tribunales federales de Comodoro Py, subrayó que se encontraron "numerosas cuentas en el exterior" a nombre de los cuatro hijos de Báez, Martín, Leandro, Luciana y Melina, quienes por ahora fueron citados a indagatoria para el mes próximo, aunque no se descartan sus detenciones para más adelante.

A través de empresas creadas por Federico Elaskar y Leonardo Fariña en la financiera SGI ("La Rosadita"), el dinero salía del país e iba a parar a Suiza. Allí se hallaron dos cuentas en las que los cuatro hijos de Lázaro Báez aparecen como titulares. Desde ellas, según la investigación, se transferían fondos a la cuenta que la compañía Helvetic Services Group tenía en el Safra Bank de Ginebra.

El dinero se llevaba a Suiza y desde Suiza se reingresaba a la Argentina con la supuesta venta de unos bonos, a través de Helvetic. El camino del dinero entre Suiza y el regreso al país también incluía un paso por Panamá.

Marijuan remarcó que parte de los dólares que retornaban al país se utilizaron "para comprar inmuebles". Tal como consta en la causa, la firma Helvetic ingresó a la Argentina U$S 33 millones a través de cheques firmados por el abogado de Báez, Jorge Chueco, a nombre de Austral Construcciones, maniobra que el empresario detenido justificó al decir que se trató de un préstamo para participar de la licitación para la construcción de represas en Santa Cruz.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►