Las Pequeñas y medianas empresas de la Argentina salieron a responderle a Mauricio Macri, quien anunció medidas económicas para el sector luego de que perdiera las elecciones primarias por más de 15 puntos frente a la fórmula Alberto Fernández - Cristina Kirchner. 

Macri anunció hoy para las PYMES: "sabemos las deudas que están teniendo. Estamos lanzando un plan para permitir pagar en 10 años sus obligaciones con la AFIP". 

Como respuesta, al menos dos asociaciones que agrupan PYMES cruzaron al jefe de Estado a quien acusaron de "poner parches transitorios a un modelo de ajuste estructural, endeudamientos y especulación que, como sabemos, el presidente pretende revalidar y acelerar de ser reelecto". 

Desde la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME) afirmaron que más allá de las medidas de coyuntura rechazan "el modelo que se cobro 50 empresas por día y está desindustrializando el país. Es demasiado tarde para dádivas, sobre todo cuando se convalida implícitamente la política estructural de altas tasas que hace inviables la producción y el trabajo". 

Desde la Unión de emprendedores de la Argentina, su presidente Rodolfo Llanos afirmó: "Tratamos de sumarle al gobierno nuestra visión de la calle. De toda la Argentina. Pero nunca quisieron oírnos. Para Macri, Peña, Sica, Mayer los emprendedores solo fuimos un slogan de campaña”.

Respuesta de Apyme

El anuncio de medidas de alivio luego de haber dejado correr una devaluación brutal demuestra una vez más que las políticas para los trabajadores y las pymes no están en el ADN del actual gobierno. 

Nuevamente intenta poner parches transitorios a un modelo de ajuste estructural, endeudamientos y especulación que, como sabemos, el presidente pretende revalidar y acelerar de ser reelecto.

Las pymes rechazamos, como la mayoría de los argentinos, ese modelo que se cobro 50 empresas por día y está desindustrializando el país.  Es demasiado tarde para dádivas, sobre todo cuando se convalida implícitamente la política estructural de altas tasas que hace inviables la producción y el trabajo.

Las pymes y la producción nacional necesitan políticas de estado, no más marketing electoral.

Un proyecto nacional basado sobre la reconstrucción de la industria local, el trabajo, el mercado interno y la soberanía sobre nuestros recursos. Ese fue el mensaje de la población que el presidente no puede no sabe escuchar.