El megaoperativo de seguridad orquestado por el Ministerio de Seguridad porteño se puso en marcha esta mañana cuando efectivos policiales encontraron un “paquete sospechoso” cerca de la residencia del embajador de Estados Unidos en Buenos Aires, pero resultó ser una falsa alarma.

El hallazgo activó el protocolo anti-explosivos, que incluyó un perímetro de seguridad en el barrio de Palermo, donde se encuentra el Palacio Bosch, el emblemático inmueble donde reside el embajador Edward Prado.

Embed

Así lo informaron fuentes policiales a El Destape, que aclararon que el operativo se inició tras el llamado al 911 de parte de la custodia de la residencia, ubicada en Avenida del Libertador y Oro.

Embed

Sin embargo, la alarma fue descartada rápidamente ya que en realidad, la bolsa solo contenía luces dicroicas. La situación no llevó a que se tenga que evacuar la sede diplomática.

art.jpg

Fuentes de la Policía de la Ciudad informaron a El Destape que el hecho sucedió alrededor de las 8:15 cuando se detectó un “supuesto artefacto explosivo”. Inmediatamente, al lugar “arribó la brigada de explosivos cuyo personal determinó que el artefacto se trataba de una lámpara dicroica portátil”.

En esta nota