Hubo menos asesinatos de ambientalistas en 2021, pero la mayoría ocurrió en Latinoamérica

29 de septiembre, 2022 | 17.56

Los asesinatos de ambientalistas se redujeron en 2021 en relación con el año anterior, y Latinoamérica sigue concentrando más de tres cuartas partes de esos crímenes, según el informe anual de la ONG Global Witness, divulgado hoy, que precisó que México encabeza de la lista de los países con más víctimas.

La cifra de asesinados alcanzó los 200 el año pasado frente a un récord de 227 en 2020, con ataques ocurridos en el contexto de "una gama más amplia de amenazas" a los ambientalistas, que son atacados por gobiernos, empresas y otros actores no estatales, dice el informe.

"Más de tres cuartas partes de los ataques registrados tuvieron lugar en América latina", subrayó el documento.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El informe de Global Witness precisó que México fue el país con el número más alto de asesinatos de defensores ambientales, con 54 muertes el año pasado, 30 más que en 2020.

"Más del 40% de los asesinados eran indígenas y más de un tercio del total fueron desapariciones forzadas, incluidos al menos ocho miembros de la comunidad yaqui", asentada en el norte del país, detalló el reporte.

El de 2021 es el tercero informe anual consecutivo en que Global Witness registra un incremento de agresiones letales en México.

Dos tercios de dichas agresiones están relacionados con tierras y minería, indica el trabajo.

"Cerca de dos tercios de los asesinatos estuvieron concentrados en los estados de Oaxaca (sur) y Sonora (norte), ambos con importantes inversiones mineras", precisó la organización.

La comunidad indígena de Ayotitlán Jalisco, en oeste del país, fue una de las más golpeadas por su defensa contra la mina Peña Colorada, de extracción de hierro y otros minerales.

Uno de sus líderes, José Santos Isaac Chávez, abiertamente opositor de la mina, fue asesinado en abril de 2021 cuando aspiraba a la Comisaría Ejidal, encargada de la administración indígena.

Otros habitantes de esa comunidad han sido asesinados, amenazados y acosados, entre ellos Rogelio Rosales Ramos, ultimado en 2020 cuanto tenía 17 años, hijo del activista José Santos Rosales.

"Las minas destrozan, contaminan el medio ambiente. Pido a las autoridades que hagan justicia y que castiguen a los responsables, que hagan presencia de manera permanente en la comunidad", dijo Rosales, cuyo hermano desapareció en 1993.

"Nos sentimos abandonados a nuestra suerte" porque los criminales, ante cualquier crítica contra la mina, "luego lo mandan a matar a uno", sostuvo, según la agencia de noticias AFP.

En los últimos 10 años, México se erigió "rápidamente" como "uno de los lugares más peligrosos para los defensores de la tierra y el ambiente", con 154 asesinatos documentados durante dicho periodo, alertó Global Witness. La mayoría de esas muertes (131) tuvieron lugar entre 2017 y 2021.

Colombia y Brasil, en tanto, ocuparon el segundo y el tercer lugar en número de ambientalistas muertos el año pasado.

Colombia, que en 2020 había sumado 65 asesinatos convirtiéndose en el país más letal del mundo para los ambientalistas, registró un importante descenso, con 33 el año pasado.

En contraste, Brasil sumó 26 asesinatos en 2021, seis más que en 2020.

Ambos países, junto con México, contabilizan más de la mitad de los ataques perpetrados contra ambientalistas el año pasado, señaló la oenegé.

De aquellos crímenes que pudieron relacionarse con un sector específico, la organización sostiene que más de la cuarta parte resultaron vinculados con explotación de recursos (forestales, mineros o agronegocios), además de hidroeléctricas y otras obras de infraestructura.

No obstante, esta cifra podría resultar mayor pues las razones de los ataques contra ambientalistas a menudo no son adecuadamente investigadas ni reportadas.

La minería fue el sector más vinculado con los asesinatos de 2021 con 27 casos, 15 de ellos en México, seis en Filipinas, cuatro en Venezuela, uno en Nicaragua y uno en Ecuador, precisó Global Witness.

El informe alertó asimismo sobre "el desproporcionado número de ataques contra pueblos indígenas", con más del 40% de las agresiones dirigidas a este grupo, pese a representar tan solo 5% de la población mundial.

"Estos fueron documentados predominantemente en México, Colombia, Nicaragua, Perú y Filipinas", resaltó.

Global Witness registró además 12 asesinatos en masa durante 2021, incluyendo tres en India y cuatro en México, y resaltó que uno de cada 10 activistas ultimados fueron mujeres, casi dos tercios de ellas indígenas.

Por último, recomendó "acciones urgentes" a gobiernos y empresas para frenar la violencia y criminalización de activistas, como implementar leyes que los protejan y amplíen sus derechos, y políticas corporativas que "identifiquen, prevengan y mitiguen" cualquier daño contra estos actores y los espacios que defienden.

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►