La Justicia de EEUU rechazó la causa contra el príncipe saudita por crimen del periodista Khashoggi

Un juez aceptó la postura del gobierno de Biden de que el príncipe saudita goza de inmunidad en los tribunales de Estados Unidos como jefe de Estado extranjero.

06 de diciembre, 2022 | 22.02

La Justicia de Estados Unidos desestimó este martes una demanda contra el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, por su supuesta participación en el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018. El juez John Bates aceptó la postura del gobierno de Joe Biden de que el príncipe Mohamed, designado primer ministro de Arabia Saudita en septiembre, goza de inmunidad en los tribunales de Estados Unidos como jefe de Estado extranjero. Aún así, el magistrado consideró que existen "acusaciones creíbles" de que estuvo involucrado en el asesinato de Khashoggi, según reportó la agencia ANSA.

La denuncia había sido presentada por la novia del periodista y el juez Bates, que tiene un largo historial de casos relacionados con la seguridad nacional estadounidense, admitió que estaba "inquieto" por tomar la medida, pero que tenía las manos atadas por la decisión del Departamento de Estado de otorgar inmunidad al príncipe heredero saudita.

Esa decisión levantó entonces no pocas críticas contra el presidente Biden y toda su administración, acusada por miembros del Congreso y grupos de derechos humanos de haber capitulado ante "el petróleo y el dinero".

Los detractores también llamaron la atención sobre el hecho de que el rey saudita Salman, haciendo una excepción a la ley del país, designó a su hijo como primer ministro el 27 de septiembre, tres días antes de la fecha límite inicial para la opinión del gobierno de Estados Unidos.

Aparentemente, se trató de una maniobra formal precisamente para obtener la inmunidad.

Para la inteligencia estadounidense no existen dudas de que Mohammed bin Salman es el instigador del asesinato, ocurrido en 2018, de Khashoggi, quien también colaboraba con el diario Washington Post.

El asesinato de Khashoggi, un estrecho colaborador del poder saudita que luego se volvió crítico, ocurrió en el consulado de Arabia Saudita en Estambul y convirtió temporalmente al príncipe en un paria en Occidente.

Pero después de un período de aislamiento, este año fue recibido nuevamente en el escenario mundial, en particular por Biden, quien viajó a Arabia Saudita en julio a pesar de una promesa anterior de convertir al reino en un "paria".

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►