Ucrania admitió que la guerra genera pérdidas en infraestructura por cientos de millones de dólares

El ministro de infraestructura de ucrania admitió que al menos un 90% de la infreaestructura del país quedó dañada, lo que representa una pérdida de 100.000 millones de dólares. Por otro lado, afirman que esta es una "semana crucial2 para el Donbass.

21 de junio, 2022 | 10.34

Ucrania admitió hoy que la ofensiva rusa en el este del país avanza a paso firme y deja a su paso "destrucciones catastróficas", por lo que estiman que en cuestión de días las fuerzas invasoras podrían conseguir el control completo del Donbass. Por otro lado, las autoridades locales afirmaron que al menos 30% de la infraestructura del país quedó dañada desde que empezó la guerra. De acuerdo con el cálculo, presentado por el ministro de Infraestructura, Oleksandr Kurbakov, las pérdidas originadas por las hostilidades superan los 100.000 millones de dólares y la recuperación de todo lo destruido hasta el presente llevará como mínimo dos años.

"Casi todos los componentes de nuestra infraestructura de transporte se han visto afectados de una forma u otra", admitió el funcionario.  Kurbakov señaló también que más de 300 puentes en rutas nacionales fueron destruidos o dañados, más de 8.000 kilómetros de rutas necesitan reparación y decenas de puentes ferroviarios fueron volados.

Pero la de Kurbakov no fue la única voz oficial ucraniana en admitir el avance de las fuerzas invasoras. El gobernador de la región de Lugansk, Serguei Gaidai, dijo que el Ejército ruso está provocando una "destrucción catastrófica" en Lisichansk, la localidad vecina de Severodonetsk, en el este de Ucrania.

"Hay combates en la zona industrial de Severodonetsk y una destrucción catastrófica en Lisichansk", informó Gaidai en un mensaje en la red social Telegram, en el que afirmó que "las últimas 24 horas fueron difíciles" para las fuerzas ucranianas. "Los rusos quieren conquistar totalmente la región de Lugansk" para el 26 de junio, dijo el gobernador, aunque aseguró que no lo lograrán. 

Entre estas voces de desánimo de autoridades ucranianas, el presidente Volodimir Zelenski intentó dar algunas novedades más positivas, si bien sus anuncios estuvieron más ligados a comentarios que a informaciones concretas. En ese contexto, en su mensaje diario a la población, Zelenski dijo que Rusia "está muy nerviosa" por la actividad de Ucrania en el frente del Donbass, objetivo principal del Kremlin en su invasión militar, y agradeció al Ejército del país por su labor.

"Estamos atravesando una semana crucial"

"Como predije, Rusia está muy nerviosa por nuestra actividad. Nuevamente hay bombardeos contra Jarkov (..), pero los ocupantes están recibiendo respuestas a sus acciones contra nosotros", dijo anoche el presidente. La provincia de Jarkov limita con el Donbass y con Rusia, y la parte fronteriza con territorio ruso está parcialmente ocupada por las fuerzas del Kremlin. Estas tropas protegen la retaguardia de las que pelean en el Donbass, cortando los posibles desplazamientos de tropas y armas desde Kiev o Jarkov capital.

En el mensaje, el mandatario también aclaró que esperaba la cumbre de la Unión Europea (UE) que el próximo jueves y viernes debería dar a Ucrania el estatus de candidato a la adhesión al bloque. "Los próximos días de la semana serán intensos. Paso a paso estamos atravesando una semana crucial y estamos haciendo todo lo posible todos los días para que nadie dude de que Ucrania merece ser candidato. Todos los días demostramos que ya somos parte de un espacio europeo unido, diría, incluso un espacio de valores", dijo el jefe de Estado.

En tanto, el director adjunto de la Oficina Presidencial ucraniana, Igor Zhovkva, señaló hoy en una sesión informativa que Zelenski, hablará en videoconferencia en la primera sesión de la cumbre de la OTAN que se celebrará los días 29 y 30 de junio en Madrid. A la cumbre asistirán los 30 líderes de los estados miembros de la OTAN y los temas de Ucrania y la agresión rusa jugarán un papel importante en la cumbre, explicó Zhovkva.

En el plano diplomático, el pulso entre Rusia y la Unión Europea (UE) se agravó este martes después de que Moscú amenazara con "serias" consecuencias para Lituania, miembro del bloque y la OTAN, por imponer restricciones al tránsito ferroviario de mercancías hacia Kaliningrado debido a las sanciones occidentales contra Moscú.

Este enclave estratégico y militarizado, sede de la flota rusa en el mar Báltico, tiene fronteras con Lituania y Polonia, dos países que apoyan firmemente a Ucrania desde el inicio del conflicto.

Rusia reaccionará a estos "actos hostiles" y las medidas "tendrán serias consecuencias negativas para la población de Lituania", afirmó Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad ruso, durante una visita a Kaliningrado.

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►