La decisión del Gobierno Nacional de reducir los ministerios a tan sólo 10 -con la degradación de los restantes a secretarías- ya comenzó a mostrar sus consecuencias: tras la absorción del Ministerio de Salud por parte de Desarrollo Social, al mando de Carolina Stanley, hay una fuerte incertidumbre respecto a la continuidad de la Dirección de SIDA, ETS, Hepatitis, Tuberculosis y Lepra.

Ayer, luego de los anuncios de recorte del Estado hechos por el presidente, Mauricio Macri, el director del área, Sergio Maule, presentó su renuncia. Debido a esto, la Dirección quedó acéfala y los trabajadores y trabajadoras de los programas que la integran denunciaron que “no está garantizada la continuidad de la respuesta en el acceso a la prevención, al diagnóstico y al tratamiento” de las personas a las que asisten.

LEÉ MÁS: DENUNCIAN QUE PELIGRA LA ATENCIÓN DE PACIENTES CON VIH, HEPATITIS Y TUBERCULOSIS

En este marco, Leandro Cahn, director ejecutivo de Fundación Huésped, dedicada a la prevención y el diagnóstico del virus de VIH, reforzó esta sensación de incertidumbre generalizada y aseguró que “ya ha habido demoras por cuestiones burocráticas” en años anteriores mientras todavía existía el ministerio, con lo que “ahora, las alertas tienen que ser dobles”.

La renuncia de Sergio Maule no es una buena noticia, pero no debería estar relacionada con un cierre de la Dirección, ni debería comprometerse la distribución de los antirretrovirales, que está garantizada por ley en Argentina. Sobre todo, hay que estar alertas por que las demoras burocráticas puedan perjudicar el normal abastecimiento”, indicó en diálogo con El Destape.

Si bien dejó en claro que “por ahora están garantizadas” las acciones que lleva a cabo esta Dirección y que, en un plano ideal, “no debiera ser un escenario de restricción del acceso a la salud para las personas con VIH, independientemente de un cambio en el organigrama”, planteó que a la renuncia del director “se suma la decisión de subsumir el Ministerio de Salud a Desarrollo Social, con lo cual la incertidumbre aumenta”.

Embed

Ya ha habido algunas demoras por cuestiones burocráticas a lo largo de los años, que generan momentos de tensión para evitar el desabastecimiento de algunos medicamentos específicos. En principio, esa situación, aún con el Ministerio existiendo, ha sucedido. Con lo cual, ahora las alertas tienen que ser dobles”, advirtió.

Por su parte, fuentes del ex Ministerio de Salud manifestaron a este medio que se encuentran en una situación de gran incertidumbre, tanto las autoridades como los trabajadores y trabajadoras, que no saben cómo proceder. Además, confirmó que la Dirección de SIDA está acéfala, ya que no se nombró a nadie que quede a cargo.

Según sostuvieron a El Destapedesde el Ministerio de Desarrollo Social, sin embargo, la Dirección sigue su funcionamiento normal y en los próximos días se nombrará a un reemplazo. De acuerdo lo que afirmaron, la entrega de medicación y los tratamientos están “garantizados” , aunque también demostraron inseguridad respecto a cómo será su continuidad y a la absorción de la ahora Secretaría de Salud por parte de esta cartera.

Embed