Una protesta de afectados por el tarifazo de luz en Formosa mostró la peor cara de los aumentos de servicios públicos: el temor a caer en la pobreza de quienes no pueden pagar un servicio básico.

"No quiero volver a los comedores, Macri y la puta que te parió", fue el pedido de una señora mayor frente a las puertas de Refsa, la distribuidora de luz de Formosa capital. La señora estalló contra el Gobierno nacional, a quien responsabilizó por el alto costo del servicio, y recordó que durante la década de los '90 tuvo que criar a sus hijos en los comedores escolares, algo que no quería volver a vivir, en el testimonio recogido por Formosa Noticias.

Embed

Un grupo de gente se manifestó ayer en las oficinas de la empresa, molestos por el alto costo de la luz, la cual estaba subsidiada tanto a nivel de distribución en el área metropolitana de Buenos Aires (con las empresas Edenor y Edesur) como también en la generación. Este último subsidio, que el Gobierno de Macri también intenta reducir, alcanza a los usuarios de todo el país.

La empresa se llenó de carteles en contra de Macri. La gente expresó su enojo por una de las medidas más impopulares de la actual gestión.

En esta nota