comScore

El juez João Pedro Gebran Neto, integrante del Tribunal Federal 4 de Porto Alegre, votó a favor de confirmar la culpabilidad de Luiz Inácio Lula Da Silva y hasta pidió incrementar la pena a 12 años y un mes de prisión. El fallo podría dificultar la posiblidad de que el ex mandatario brasileño vuelva a presentarse en los comicios de octubre.

Lula está siendo juzgado por la presunta compra de un departamento en Guarujá, estado de San Pablo, en un condominio que formaba parte de una cooperativa de viviendas y luego fue adquirido por la constructora OAS para su finalización. Según el polémico juez Sergio Moro, Lula es propietario de un inmueble allí que habría sido entregado como una suerte de coima por presuntos favores políticos que Moro no pudo determinar.

En su fallo, Gebran Neto se refirió a los escándalos de corrupción que envolvieron a la empresa estatal Petrobras, que tuvo a OAS como una de sus contratistas principales. Sin embargo, poco se dijo de cómo se pudo vincular ese tríplex, que no figura en los papeles como propiedad de Lula ni de su esposa (hoy fallecida), con el ex presidente.

Si el fallo resultara unánime, Lula igualmente podría realizar una serie de apelaciones que estirarían el proceso. El fallo en contra permitiría, a partir de la "ley de la Ficha Limpia", inhabilitar al ex metalúrgico a presentarse por un tercer mandato. Sin embargo, dentro de la ley brasileña ese impedimento no es automático, sino que debería haber una impugnación formal ante la Justicia electoral en el caso de Lula ratifique formalmente su candidatura. Eso recién podría ocurrir en julio.

Resta conocer el fallo de los otros dos jueces, Leandro Paulsen y Victor Luiz Dos Santos. En caso de que el fallo sea en contra pero dividido, Lula podría realizar un pedido para que el voto minoritario sea el que se imponga.