El jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta destina más de 2 mil millones al arreglo de aceras, unos 68 millones de pesos más que lo que invierte para mantener la infraestructura de los hospitales porteños.

En medio de la discusión por el polémico decreto con el que Larreta intentará adjuntar 4 hospitales en un "gran centro de atención de la zona sur" para poder vender los terrenos y continuar con la explotación inmobiliaria, los datos presupuestarios no hacen más que dejar al desnudo las prioridades del gobierno porteño.

Tal es así que existen diversas presentaciones respecto al "negocio" de las veredas porteñas y cientos de denuncias semanales realizadas por vecinos sobre las continuas "remodelaciones" que sufren calles que no lo necesitan.

Embed

El Destape accedió a un informe reservado que prueba diferencias de precios entre el presupuesto establecido y el monto pagado que llegan hasta el 20%, y trazó una ruta sobre los vínculos con los grandes ganadores de un negocio que no para de crecer.

Entre los grandes beneficiados en la construcción de veredas se destacan generosos aportantes de campaña de Mauricio Macri y el propio Horacio Rodríguez Larreta. Tal es el caso de Altote S.A, que en el último período recibió $93.189.252 (14% más de lo presupuestado) solo en mantenimiento y construcción de veredas, y más de 400 millones en obras en la gestión Larreta.

Su titular, Eduardo Otero Machado, figura en los estados contables del PRO de 2015 con un aporte de 125 mil pesos.

Otro caso particular es el de Marcalba S.A. La firma figura en el octavo puesto del ranking de los grandes beneficiarios con los contratos de aceras, con $122.173.655 (13% más de lo presupuestado).

Su titular, Alberto Andrenacci, figura en el balance PRO con un aporte de 250 mil pesos, mientras que su hija María de los Ángeles, del directorio de Fontana Nicastro, otra constructora con licitaciones en la CABA, también figura en los estados contables con 250 mil pesos.

Otro de los socios, también aportante del PRO, Alejando Radetic, saltó a la fama por grabarse corriendo picadas a 200 km/h por la avenida 9 de Julio en 2017.

Sin embargo, eso no es todo: la firma también figura como asociada a Grupo Farallón, la empresa de Eduardo Gutiérrez, el presunto testaferro de José López que está procesado y en juicio oral.

Además, Farallón figuraba en los registros financieros como sponsor de la fundación SUMA, que supo fundar y abandonar Gabriela Michetti luego del escándalo de las bolsas con dinero en su departamento, y también está registrado como aportante de Cambiemos con $1.000.000 a través de su firma Diedra Paneles.