Las cárceles están saturadas. La noticia no es nueva, ya desde hace varios años que se advierte que la superpoblación carcelaria estaba en niveles difíciles de controlar.

LEÉ MÁS: En los dos últimos años aumentó el número de domiciliarias por sobre las detenciones en cárceles

Según el Servicio Penitenciario Federal, hay 11.994 personas privadas de su libertad cuando la capacidad máxima es para 11.577. Actualmente, el 58,44% de los presos no tenía una condena firme.

En algunas cárceles, como la ubicada en Campo de Mayo, los procesados llegan a ocupar el 88,64% de la población.

Sin embargo, y pese a que 4112 (34,18%) cometieron alguna infracción a la Ley 23.737 (drogas), entre ellos tan solo consumidores, el Gobierno encontró una solución a la superpoblación: ¡Liberar represores y condenados por crímenes de lesa humanidad!

El portal Infobae adelantó algunos de los nombres que baraja el Gobierno incluye a 96 personajes infames que fueron participes de una de las épocas más oscuras del país. Estos nombres figuran en una lista de más de 1.100 reclusos que el Servicio Penitenciario Federal presentó a la Justicia para que evalúe su liberación por motivos de falta de espacio.

Algunos de los feroces criminales que podrían quedar libres:

Jorge "El Tigre" Acosta, el ex capitán de fragata jefe del Grupo de tareas 3.3.2 de la Escuela de Mecánica de la Armada, quien tomaba las decisiones sobre tortura y muerte en el centro clandestino.

Adolfo Donda, condenado por ser participe necesario de la desaparición de su hermano y la esposa, los padres de Victoria Donda.

Antonio Pernías, condenado por actos calificados como delitos de lesa humanidad durante su pertenencia al grupo de tareas 3.3.2 en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada.

Carlos Octavio Capdevilla, conocido como «Tommy»,el médico militar de la ESMA que asistía los partos clandestinos y evaluaba la resistencia de los torturados.

Julio Héctor Simón, "el Turco Julián", ex-integrante de la Policía Federal Argentina que actuó como represor y torturador en el centro clandestino de detención El Olimpo.

Raúl Antonio Guglielminetti, alias Mayor Guastavino, uno de los agentes de inteligencia argentino perteneciente al batallón 601, que aplicó el Plan Cóndor en el país.

El fiscal Gustavo Modesto Demarchi, condenado a prisión perpetua en Mar del Plata en 2016.

Guillermo Fernández Laborda, miembro del Clan Puccio, que secuestró y mató a principios de la década del '80.

Mario Segovia, más conocido como "El Rey de la Efedrina", detenido por narcotráfico.

En esta nota