Acuerdo con Brasil: las pymes destacan el ahorro de dólares

El sector privado ponderó el impacto positivo en las importaciones por la prefinanciación en reales, aunque advierten por un posible desbalance del intercambio comercial. 

24 de enero, 2023 | 18.36

Las pymes industriales destacaron el impacto positivo, en el contexto de la escasez de divisas, de los proyectos con Brasil para prefinanciar las importaciones en reales y generar una moneda común. Aun así, tanto el sector como analistas advierten por el posible riesgo del desbalanceo en el intercambio comercial.

El lunes, Sergio Massa y su par brasileño, Fernando Haddad, firmaron un acuerdo de cooperación para avanzar en la implementación de una moneda común en el comercio bilateral. Y, al mismo tiempo, generar un mecanismo de prefinanciación de las importaciones argentinas en reales.

Se trata de un sistema en el que el Banco do Brasil le paga en reales a las empresas brasileñas por el volumen que exporten a Argentina, mientras que el Banco Nación actúa como garante de la empresa importadora local y se cancela la deuda cuando esta última tiene acceso al mercado de cambios. El acuerdo es que esta cancelación deba hacerse a 366 días de realizada la operación.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El sector empresarial destacó, por un lado, el ahorro de dólares que permitirán generar ambas iniciativas. "El proyecto de moneda común ayuda mucho a que no se gasten dólares, tan necesarios para las importaciones", señaló en ese sentido Marcelo Fernández, presidente de CGERA, en declaraciones a El Destape.

Pero las pymes no solo ponderan las medidas por una postura patriótica, sino que también resaltan el impacto positivo que podrían tener en una mayor disponibilidad de insumos. "Serían positivas porque podrían destrabar el nudo de falta de insumos", expresó al respecto Salvador Femenía, vocero de la CAME.

"La financiación de las importaciones en reales es una medida positiva en este contexto de escasez de divisas", remarcó por su parte Julián Moreno, titular de APYME. "Además puede ser beneficioso para bajar los precios internos que hoy empujan las importaciones 'sin divisas oficiales'", agregó. Respecto al proyecto de moneda común, expresó que se trata de "un hito soberano" que "sería muy beneficioso para la industria, ya que tendríamos una moneda fuerte y de respaldo que apalanque el ahorro y las inversiones locales".

Las dudas del sector privado

Aun así, el sector empresarial también planteo resquemores por algunos posibles efectos negativos que podrían tener estos nuevos acuerdos con el gobierno de Lula da Silva. En relación a la prefinanciación de importaciones en reales, Marcelo Fernández advirtió que "Brasil es agresivo en esto y no quiere perder mercado. Va a pagar en el momento, pero después 'marche preso', le tenemos que pagar".

El titular de CGERA insistió, en ese sentido, acerca del peligro de que la balanza comercial siga decantando en favor de Brasil: "Tendríamos que cuidarnos de esta agresividad para que nosotros los primereemos y seamos proveedores de ellos, porque importan 200 mil millones de dólares de otras partes del mundo, con lo cual para la Argentina hay un mercado muy grande". Actualmente, el intercambio presenta un déficit de más de 2.000 millones de dólares para el lado argentino.

Otro riesgo, al menos en ciertos rubros puntuales, es que los nuevos acuerdos no solo abran las importaciones de insumos sino también de productos terminados que perjudiquen a la industria local. "En el sector óptico, esta medida permitirá que empresas extranjeras compitan deslealmente con la industria local ocasionando distorsiones competitivas graves", señaló al respecto Norberto Fermani, titular de la Cámara Argentina de la Industria Óptica y Afines (CADIOA). "La preocupación es que se terminen financiando productos terminados de Brasil", agregó Fermani, y reclamó que se restrinja el ingreso de este tipo de bienes. 

El experto en comercio internacional Marcelo Elizondo destacó por un lado el ahorro de dólares del BCRA en el escenario de sequía del campo y el hecho de haber ganado, con Lula, un socio dispuesto a ayudar a Argentina. Sin embargo, también advirtió que hay "un riesgo" y un "condicionamiento" para las empresas porque "la pregunta es a qué tipo de cambio vas a pagar" las importaciones al día 366 una vez que vence el financiamiento

Y, en la misma línea que CGERA, Elizondo alertó por el posible desbalance comercial bilateral, ya que, en el contexto de la guerra en Ucrania y el enfriamiento económico mundial, "Brasil está buscando compradores y dice 'te vendo el financiamiento para que me compres a mí', y eso puede generar un desvío de comercio para comprar desde Brasil lo que no vas a comprar más desde otros lugares, que no te financian".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►