Fuga de ricos: AFIP pone la lupa sobre los cambios de residencia fiscal

En los primeros seis meses del año 345 personas humanas iniciaron el cambio de residencia, mientras que en 2020 lo habían hecho 1500.  

20 de septiembre, 2021 | 05.00

La AFIP analiza la situación de 345 personas humanas que iniciaron el cambio de residencia fiscal en los primeros seis meses de este año. Ese fue el número de solicitudes en la primera mitad de este año. en busca de beneficios fiscales. La cifra está lejos del éxodo masivo con el que vienen fogoneando desde algunos medios para instalar el tema de la presión tributaria y bastante por debajo del año pasado, cuando 1500 tramitaron la baja de impuestos por cambio de residencia fiscal. La reducción se explica por mayores regulaciones para evitar registraciones fraudulentas que solo busquen aprovecharse de la normativa que impide la doble tributación.

Del total registrado en el primer trimestre, el 33 por ciento hicieron ese pedido para aprovechar una baja de impuestos. "La baja de impuestos por cambio de residencia a Uruguay alcanzó hasta los 115 casos en los primeros seis meses de 2021", informaron a El Destape altas fuentes del ente recaudador. Desde la AFIP indicaron que el año pasado se observó un incremento en la cantidad de personas que tramitaron el cambio de residencia fiscal aunque advirtieron que dicho comportamiento "no manifestó una conducta generalizada". 

"A través de distintas herramientas de fiscalización el organismo evalúa que quienes tramitaron el cambio de residencia cumplan con la normativa vigente", informaron desde la AFIP.

El año pasado hubo un incremento en las solicitudes a partir de que se iniciara el debate del proyecto de aporte extraordinario, un tributo por única vez que alcanzó finalmente a patrimonios personales superiores a los 200 millones de pesos, un universo estimado de 12.500 contribuyentes. Sin embargo, en julio instrumentó modificaciones sobre los requerimientos a considerar para el cambio de residencia. 

El organismo reemplazó el criterio "domicilio" por el de "residencia" para determinar el monto que deben pagar los contribuyentes por bienes y activos en el exterior. De esta forma, para el impuesto patrimonial la residencia se acreditará de la misma forma que se exige para el Impuesto a las Ganancias.

La ley de Impuesto a las Ganancias prevé que las personas humanas perderán la condición de residentes en Argentina cuando adquieran la condición de residentes permanentes en otro país. Una segunda posibilidad estipulada en la legislación es cuando los individuos permanezcan en forma continuada en el exterior durante un período de doce meses. 

Hasta ese momento, para Bienes Personales los requisitos eran sumamente flexibles. Con solo hacer al cambio de domicilio en el DNI ya se dejaba de pagar el impuesto por los activos en el exterior. Esto dejaba abierta la puerta a que algunos contribuyentes hicieran cambio de domicilio pero solo para pagar menos, especialmente huyendo del aporte extraordinario que recae sobre patrimonios y no sobre las ganancias, siendo esto último también debatirlo a nivel global para el caso de las grandes corporaciones.

La normativa vigente establece que "para perder la residencia fiscal las y los contribuyentes deben realizar una mudanza internacional -familia incluida- sin intenciones de regresar al país. Y aún, cuando el contribuyente estuviera dispuesto a realizar tal esfuerzo afectivo y de desarraigo, es importante recordar que se continuará tributando en Argentina por las ganancias y bienes que se posean en el país".

La ley de Impuesto a las Ganancias prevé que las personas humanas perderán la condición de residentes en Argentina cuando adquieran la condición de residentes permanentes en otro país. Una segunda posibilidad estipulada en la legislación es cuando los individuos permanezcan en forma continuada en el exterior durante un período de doce meses, caso en el que las presencias temporales en el país de hasta noventa días no interrumpirán la continuidad de la permanencia. 

Existen dos criterios utilizados por la AFIP para considerar que una persona humana que obtuvo la residencia permanente en otro país vuelve a ser residente en Argentina. El primero es cuando el individuo mantengan su vivienda permanente en Argentina. Y, en el supuesto de que mantengan viviendas permanentes en el país y en el Estado que les otorgó la residencia permanente o que los considera residentes a los efectos tributarios, la baja de la residencia se establece cuando el centro de intereses vitales se ubica en la Argentina. 

De acuerdo con la  normativa vigente, el “centro de intereses vitales” es el lugar donde desarrolla su actividad comercial, social, entre otros. Por ejemplo, en el caso que los hijos menores continúen en una escuela argentina podría inferirse que su centro de intereses vitales se encuentra en Argentina. "A igual resultado arribarán las tareas de fiscalización si el grupo de pertenencia social se encuentra radicado en el país", explicaron desde el ente recaudador. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►