Reformas, retenciones y precios congelados: el plan de Alberto Fernández para bajar la inflación

Hasta ahora, la inflación acumula una suba del 13% en el primer trimestre, lo cual dificulta la meta del oficial para alcanzar el 30% anual. Comercio exterior y controles domésticos: acciones y medidas en carpeta para contener los precios.

25 de abril, 2021 | 00.05

El récord inflacionario de marzo fue un semáforo en rojo para el Gobierno, que rediagramó su estrategia para contener la suba de precios de la canasta básica. Hasta ahora, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) acumula una suba del 13% en el primer trimestre, lo cual dificulta la meta del oficial para alcanzar el 30% anual.

El nivel general del IPC registró en marzo 4,8% en relación al mes anterior. A su vez, presentó una inflación interanual de 42,6%, por encima de febrero (40,7%) pero por debajo de marzo del año pasado (48,4%).

Diciembre fue el mes con la mayor inflación del año pasado con 4%. El 2021 inició con un nivel elevado, ya que en enero alcanzó el mismo nivel que el mes anterior. Esa tendencia alcista se desaceleró 0,4 puntos porcentuales (p.p) en febrero, pero en marzo superó el nivel más alto de 2020 por 0,8 p.p.

Si se analiza mes a mes, la inflación de enero fue de 4%, en febrero de 3,6%, y en marzo alcanzó un pico de 4,8%. Distintas proyecciones indican que abril marcará una leve desaceleración, pero no alcanzaría para reducir la cifra por debajo del umbral del 4%.

Además, se dio a conocer que una familia tipo, compuesta por dos personas adultas y dos menores, necesitó en 60.874 pesos para no caer en la pobreza, informó el INDEC. La misma composición familiar requirió además de 25.685 pesos sólo para alimentarse. 

Cuál es el plan del Gobierno

Luego de la alarma del primer trimestre, El Ejecutivo buscará diversificar la oferta para descomprimir los mercados y ampliar la competencia. También profundizará las inspecciones para garantizar el cumplimiento de las normas. Para eso, anunció distintas medidas y otros permanecen en estudio.

Medidas anunciadas

  • Cambio en la comercialización de la carne.

  • Canasta de productos congelados.

  • Electrodomésticos y tecnología.

En una decisión que marca una ruptura en la historia del mercado argentino, la media res de carne ya no podrá ser comercializada a partir del año que viene. Así lo estableció una resolución de los ministerios de Agricultura, Trabajo y Desarrollo Productivo, publicada en el Boletín Oficial. El nuevo sistema apunta a mejorar la eficiencia en la reducción de la inflación.

La normativa estableció que las salidas de carnes de los establecimientos de todo el país, destinadas a comercio minorista, sólo podrán hacerse en unidades resultantes del fraccionamiento de las medias reses en trozos, cuyos pesos individuales no superarán los 32 kilogramos. La medida deja en el pasado un modelo de comercialización centenario.

Los cambios entrarán en vigencia a partir del 1° de enero de 2022, según el artículo quinto de la resolución, aunque en el mismo punto queda abierta la posibilidad a posibles prórrogas. 

Se espera que esta modificación ayude a contener la inflación. El propio presidente Alberto Fernández lo mencionó en enero, cuando acordó con los frigoríficos el programa de cortes a precios populares. Allí, explicó que la media res contiene tanto los cortes más baratos y los más caros, y de esa forma unifica precios al valor más alto.

Esto quiere decir que cuando Argentina exporta la media res al exterior, el valor que se paga en el resto del mundo se acopla a los valores del mercado interno sin distinción. 

Por otra parte, el Ministerio de Desarrollo Productivo inició negociaciones para definir una nueva canasta de alimentos básicos con valores congelados durante seis meses, lo que permitirá reemplazar el actual listado de Precios Máximos. Esta incluirá además artículos de higiene, limpieza y bebidas y se lanzará en mayo.

Por el momento están confirmados unos 120 productos que estarán disponibles en supermercados, mayoristas y comercios de proximidad. “Serán artículos con alta incidencia en el índice de precios al consumidor que estarían disponible en todo el país", deslizaron fuentes oficiales. Los precios deberán estar impresos en las etiquetas de los productos.

La semana pasada el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, instruyó a la AFIP para que los inspectores de ese organismo "salgan a controlar el cumplimiento de Precios Máximos". Previamente se había dispuesto además la renovación del programa Precios Cuidados a través de la secretaría de Comercio Interior y se decidió prorrogar el plan hasta julio con un incremento de 4,8 por ciento en promedio para los precios de aquellos productos que ya estaban incluidos en la lista oficial.

En esa misma sintonía, El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, firmó un acuerdo con la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE), para mantener los precios de venta vigentes al 1° de abril hasta el 31 de octubre próximo en televisores, teléfonos celulares, microondas y acondicionadores de aire, se informó oficialmente.

El compromiso que tiene como objetivo recomponer el salario real y que podrá ser prorrogado por acuerdo de las partes más allá de noviembre, incluye la posibilidad de reincorporar en el programa Ahora 12 a los teléfonos celulares cuyo precio de venta al público no sobrepase los 50.000 pesos.

En el acuerdo, que garantiza la estabilidad de precios, AFARTE se compromete a arbitrar los esfuerzos necesarios para garantizar el abastecimiento para cubrir la demanda que surja a raíz de este acuerdo.

Por último, se firmará un acuerdo con los principales proveedores de insumos industriales de uso difundido y de la construcción con el fin de sostener los precios de marzo hasta fin de año, con cláusula de revisión trimestral. Esto incluye a los sectores productores de insumos textiles, cueros, madera, celulosa y papel, plásticos, químicos, hierro y acero, caucho y aluminio, cartón y vidrio y cemento.

Medidas bajo análisis

  • Fijar cupos de exportación.

  • Subir retenciones.

  • Sistema de declaraciones juradas para exportar.

La secretaria de Comercio interior, Paula Español, adelantó que desde el Gobierno analizan un aumento en las retenciones y sostuvo que la suba del precio de los alimentos se debe a las presiones internacionales por el incremento de las exportaciones. Además, sostuvo que buscan ampliar el programa de carne a Precios Cuidados.

"Nos preocupa el índice de precios al consumidor, nos preocupa el incremento de los precios de los alimentos, pero hay que entender que la suba del precio de los alimentos es mundial", advirtió Español, quien manifestó que el mundo entero tiene una presión en el precio de los alimentos. 

En declaraciones a El Destape Radio, la funcionaria indicó que "para desacoplar los precios de exportación del precio doméstico hay que tomar medidas de comercio exterior como los cupos, las retenciones o las declaraciones juradas". 

Al respecto, Español afirmó que "el aumento de retenciones está en análisis" y explicó que están tomando decisiones desde diferentes ópticas para conseguir bajar los precios desde acuerdos sectoriales hasta ferias en el Área Metropolitana de Buenos Aires. 

A modo de conclusión, la secretaria de Comercio explicó que la suba del precio de las exportaciones primarias lleva a que se ejerza una presión sobre el precio de los alimentos en la Argentina, como por ejemplo el maíz, que sirve como alimento de ganado y pollos. "El girasol en un año subió 135% en dólares. Lo mismo pasa con la soja y el maíz. Todas esas presiones son mayores", sintetizó.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►