Jubilados: Diputados debatirá la nueva fórmula de movilidad el 29 de diciembre

El Frente de Todos pelea voto por voto para llegar al número necesario y poder convertir en ley el nuevo cálculo de actualización de los haberes jubilatorios.

16 de diciembre, 2020 | 20.20

La Cámara de Diputados terminará el año con una intensa jornada de debate el próximo 29 de diciembre, cuando los legisladores discutan por la aprobación del proyecto de ley de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria. Aunque diversos sectores ya expresaron su postura negativa, en el oficialismo hay confianza en poder llegar al número necesario para el visto bueno.

Según pudo saber El Destape, habrá reuniones informativas la semana que viene, con presencia de funcionarios del Gobierno. Si todo sale según lo provisto, el dictamen será aprobado el 28 de diciembre en plenario conjunto con las comisiones de Previsión Social y Presupuesto y Hacienda. De esta forma, el 29 de diciembre se llevaría a cabo la sesión.

Sumada a la ya conocida negativa de Juntos por el Cambio, los diputados que responden al excandidato a presidente Roberto Lavagna informaron que no votarán el proyecto de movilidad jubilatoria.

"La propuesta del Frente de Todos y de Alberto Fernández no resuelve el problema del achatamiento y de la pérdida de poder adquisitivo. Tenemos la nuestra y la vamos a defender: una fórmula más justa, con garantía de que no se perderán ingresos reales sobre la base de considerar parámetros como el costo de vida, la recaudación, los precios y los salarios", firmaron en un comunicado los tres diputados de Consenso Federal, Jorge Sarghini, Graciela Camaño y Alejandro "Topo" Rodríguez. 

Pero también se sumaron los socialistas Luis Contigiani y Enrique Estévez, el primero con un proyecto de fórmula alternativa que habría tenido el visto bueno del exministro de Economía. Sin embargo, una fuente legislativa del Frente de Todos se mostró optimista a pesar del panorama descripto: Nunca nos sobraron votos, esto es contar hasta el último momento". Hasta ahora, el oficialismo cuenta con 118 votos y le faltan 11 para llegar los 129 necesarios para obtener una mayoría.

Sobre la postura negativa ya expresada por el bloque macrista, la titular del organismo previsional, Fernanda Raverta, igualmente fue optimista sobre el avance del proyecto: "Se va a poder sancionar porque los diputados de la oposición saben que los jubilados y jubiladas necesitan una fórmula de movilidad y que el momento es ahora para salir de los aumentos por decreto. Hay críticas a la fórmula, pero sería demasiado incorrecto que no permitan que haya una fórmula de movilidad en la Argentina".

El camino del proyecto

La Cámara de Senadores viene de dar media sanción al proyecto con 41 votos a favor y 26 en contra. El mismo establece cuatro aumentos anuales para el sector pasivo, uno de cada tres meses, con un índice basado en la suba de la recaudación de la Anses y los ajustes salariales.

Además, la iniciativa prevé que en la actualización de las remuneraciones del sector pasivo se aplique un índice combinado entre un 50 por ciento a la evolución de los salarios, medidos por el índice RIPTE (Remuneración Imponible de Trabajadores Estables) en función de los trabajadores formales registrados por el Ministerio de Trabajo, y otro 50 por ciento de la recaudación tributaria de ANSES.

La iniciativa fue enviada al Congreso por el Poder Ejecutivo y, a sugerencia del Frente de Todos, se le hicieron algunos cambios sustanciales para que, entre otros aspectos, los aumentos previsionales sean trimestrales, con lo cual habrá cuatro incrementos por año. En el proyecto original, los cambios en la fórmula de movilidad se iban a producir cada seis meses.

La decisión se tomó para "empalmar" los meses de "enero, febrero y marzo", que estaban "afuera" de la actualización, porque la fórmula del anterior Gobierno de Mauricio Macri se aprobó en diciembre de 2017, pero empezó a regir en marzo de 2018.

Lo que sucedió fue que la ley macrista se aprobó en diciembre y el aumento de marzo se calculó (con la nueva fórmula) de acuerdo con los indicadores del trimestre octubre-diciembre. Es decir que el trimestre julio-septiembre no fue tomado en cuenta. Por eso, el incremento de haberes de marzo fue del 5,7%, mientras que si se hubiera aplicado la fórmula anterior debió haberse establecido un aumento del 14,6 por ciento.

Además, la bancada oficialista impulsó que el incremento previsional del 5% otorgado recientemente no fuera a cuenta del aumento que se otorgará en marzo próximo, tal como estaba previsto originalmente. De tal modo, ese aumento no será a cuenta del de marzo sino que se sumará al nuevo incremento.

Desde el interbloque de senadores de Juntos por el Cambio, en cambio, justificaron su negativa al proyecto argumentando que la inflación afectará los ingresos de los jubilados, al reclamar que los aumentos se otorguen en base al índice de precios y no de recaudación.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►