Trigo y maíz: Cómo será el fideicomiso que reemplazará la suba de retenciones

El fideicomiso estará nutrido de hasta un 1 por ciento del volumen exportado por todos los eslabones de la cadena y permitirá subsidiar a la industria de sus derivados o la que la utiliza como insumo.

11 de enero, 2022 | 00.05

Este martes habrá una nueva reunión entre el equipo económico y referentes del complejo agroindustrial para terminar de definir la aplicación de un fideicomiso cruzado para la cadena de trigo y maíz, con el cual se buscará desacoplar los precios internos de los valores del grano en el mundo. Pese a que una parte de la Mesa de Enlace anticipó el rechazo a esta medida, desde el Gobierno --y también desde buena parte del sector agroexportador-- entienden que es la mejor alternativa a una suba de retenciones

El fideicomiso estará nutrido de hasta un 1 por ciento del volumen exportado por todos los eslabones de la cadena y permitirá subsidiar a la industria de sus derivados y a la que lo utiliza como insumo. Se estima que se creará un fondo de 150 millones de dólares anuales. La propuesta abarcaría a cuatro productos, sobre los que las cámaras correspondientes ya dieron su conformidad al Ejecutivo: harina de trigo 000 en bolsas de 25 kilos para la industria panadera, harina de trigo 000 en paquetes de 1 kilo al público, fideos secos en paquetes de 500 gramos y pollo entero refrigerado o congelado con o sin vísceras

El instrumento, que operaría entre privados sin intervención del Estado, se presentó como alternativa luego de la última reunión que mantuvieron directivos que componen el agrietado Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) y los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Agricultura, Julián Domínguez y de Desarrollo, Matías Kulfas, y el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti. Tras el encuentro desde Comercio Interior habían deslizado la posibilidad de elevar unos puntos las alícuotas de retenciones, pero en el equipo económico consideraban que el impacto sería nulo, dado el alto diferencial entre los precios externos y los que se buscan para el mercado interno.

La semana pasada se les ofreció formalmente como alternativa la creación de un fideicomiso y desde el CAA ya habían preparado la respuesta de oficio: rechazarla. Sin embargo, exportadores y las cámaras harineras, panadera y avícola se manifestaron de acuerdo con la propuesta. La propuesta crea, vía resolución de Agricultura y Desarrollo Productivo, un fideicomiso nutrido por fondos del sector exportador de trigo, maíz y carne aviar y sus respectivos derivados para compensar a la industria en el abastecimiento en valor y volumen para el mercado interno. 

"Se forma un fondo que se le paga a los que fabrican estos cuatro productos. Son privados que le pagan a privados. El Estado no interviene para nada. Es creado y auditado por privados. Los harineros que se quejan porque van a tener que estar en blanco y la auditoríaa que le hagan los propios privados. Si no tienen todo en blanco no van a recibir la compensación", explicó a El Destape una fuente de la Secretaría de Agricultura. 

Cómo es el mecanismo

El caso que se presentó en la reunión entre funcionarios del equipo económico y referentes del consejo agro fue de la harina de un kilo de venta al público. Mientras el paquete de harina de un kilo se mantiene congelado desde más de un año, el precio del trigo para la industria pasó de 17.000 a 26.000 pesos la tonelada. "Tenemos que tratar que el industrial tenga un precio subsidiado. En ese momento se analizó la situación de poner las retenciones, pero claramente no impactaría una suba de 3 puntos en los precios al público de forma significativa. Eso reduciría en 900 pesos el precio a 25.100 pesos. No hace la diferencia", explicaron fuentes oficiales.

La creación de un fideicomiso además contribuiría a bajar la evasión, dado que los exportadores no van a entregar sus fondos a empresas que operen en la informalidad (al menos esa va a ser la excusa). En el sector se estima que la industria harinera donde se comercializa la bolsa de 25 kilos hay un 35-40 por ciento de evasión.

El mecanismo de fideicomiso cruzado se inicia con un listado de precios que deberá dictar la Secretaría de Comercio, a convenir con el sector privado, para estos cuatro productos (que puede ampliarse en la negociación). Sobre ese precio al público, el fideicomiso compensará a las industrias que utilizan como insumo el maíz y el trigo. El fideicomiso estará administrado por aportes privados para compensar los precios internos a empresas de consumo masivo de maíz y trigo. Estas empresas deberán acreditar las ventas mensuales acordes a las compensaciones recibidas y, a mes vencido, recibirán la diferencia para reducir el costo de adquisición de la materia prima

Los fondos saldrían de la diferencia entre el Precio FAS (no incluye gastos en Puerto, comerciales ni derechos de exportación) del mes y el Precio FAS promedio entre enero y noviembre de 2021 y alcanza a todas las empresas exportadoras de maíz, trigo y pollo y sus subproductos elaborados.

Los aportantes de la cadena triguera (equivalente a 9,74 millones de toneladas) serán los exportadores de trigo y morcajo; afrecho y afrechillo; pellets de trigo; harina de trigo; grañones y sémola; almidón, salvados y residuos de trigo excluidos moyuelos y productos a base de cereales, inflados o tostados. En el caso de la carne aviar, serán fuentes de recursos las ventas de gallos o gallinas sin trocear y congelados y trozos y despojos de gallos o gallinas. Desde el sector maicero (35,4 millones de toneladas) serán aportadas por exportadores del grano, la molienda húmeda, aceites refinados, tortas y residuos, harina de maíz, sémola y bioetanol.

En el caso del trigo, el consumo interno se destina principalmente a harina 000 para pan francés directo de panadería (45,7 por ciento). El programa contemplaría así un total subsidiado de 1.873.700 toneladas para harina para pan francés. Se suman otras 221.400 toneladas para harina fraccionadas y 250.000 toneladas para pastas secas con harina 000. La compensación de consumo interno sería de 2060 millones de kilos por año para pan francés y harina 000 en bolsas de 25 kilos (1,87 millones). En maíz se compensaría la demanda interna con 1,5 millones de toneladas al año y el consumo interno de 400 millones de pollo. 

Desde el equipo económico aseguran que los exportadores ya manifestaron su acuerdo, siendo la gota que rebalsó el vaso de impaciencia de la Mesa de Enlace, que decidió salirse del CAA. Desde este sector de lobby de las corporaciones agropecuarias habían lanzado que el fideicomiso se nutriera de lo recaudado por los derechos de exportación. "Vayan a hablar con Guzmán", fue la respuesta que recibieron, según relataron a este medio.  "A toda máquina esto equivale a un 1 por ciento de las ventas de los exportadores, mientras que si se avanzaba en retenciones iba a ser de 3 por ciento", explicaron fuentes oficiales. 

"Arreglar el frente externo va a tardar tres o cuatro años y ahí se va a poder a empezar a hablar de una gradual rebaja de retenciones. Pero estas herramientas tienen que institucionalizarse porque son herramientas que van a desacoplar precios internos de los externos", remarcaron desde Agricultura.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►