Salarios, jubilaciones y planes: Massa planea reforzar ingresos sin afectar el frente fiscal

Luego de asumir en el renovado Ministerio de Economía, Massa demostró su preocupación por sostener el rumbo fiscal y pondrá la lupa más cerca sobre los subsidios. Aún así, anunció un bono para jubilados y medidas de cobertura para el sector de trabajadores formales y el aparato pyme. 

03 de agosto, 2022 | 21.01

En el edificio del Palacio de Hacienda, el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, anunció el paquete de medidas que pondrá en funcionamiento con su arribo al gabinete. En materia de ingresos, se anunciará un bono jubilatorio, el fortalecimiento del poder adquisitivo de los trabajadores del sector privado y una reestructuración del esquema de planes sociales con eje en creación de empleo con fuertes controles. La idea que sobrevuela cada ítem es confluir al equilibrio de las cuentas públicas con eje en subsidios, pero sin perder de vista el estado de vulnerabilidad que atraviesa la población.

Bono para jubilados

Desde el microcine del ministerio, el extitular de la Cámara de Diputados precisó que el 10 de agosto se anunciará el índice de movilidad jubilatoria con un refuerzo que ayude a los jubilados a superar el daño que les produce la inflación registrada en el último trimestre. Según pudo saber El Destape, el incremento por ley de movilidad se ubicaría en torno al 15%, producto del 50% del aumento trimestral en la recaudación de Anses y 50% por la variación salarial del mismo período.

Planes sociales y subsidios

Asimismo, la nueva gestión en el Palacio de Hacienda planea ejecutar una política de reordenamiento de los planes sociales durante los próximos 12 meses, poniendo foco en tres ejes: vuelta al mercado de trabajo, fortalecimiento de cooperativas y protección en caso de situaciones de vulnerabilidad. En una de sus últimas apariciones públicas, la vicepresidenta Cristina Kirchner fue crítica del sistema de reparto de asignaciones a cargo de organizaciones sociales. En principio, Massa parece abogar por ese pensamiento y lo llevará a la práctica.

En ese sentido, el 15 de agosto comenzará una auditoría que realizarán las universidades. Quién no la cumpla, recibirá la suspensión del plan. En paralelo, la liquidación se cruzará con las bases de datos de la Anses para endurecer los controles. 

Siguiendo con el mismo razonamiento, Massa ratificó la política de segmentación de tarifas de los servicios públicos, pero con un agregado que pretende mejorar la eficacia del sistema. Respecto a la luz, se subsidiará hasta 400 kW, alcanzando el 80% de los usuarios pero solo el 50% del consumo total residencial. Para el gas regirá la misma lógica, partiendo de las diferencia climáticas y costos de logística, pero respetando el criterio de estacionalidad de cada región.

Hasta el momento, nueve millones de hogares solicitaron el subsidio y el tigrense quiere maximizar recursos. El plazo para segmentar no se extenderá y cuatro millones de hogares se quedarán sin subsidios. Originalmente, se estimaba un alcance del 10%, pero con los datos exhibidos esa proporción será del 30% aproximadamente.

Por último, la tarifa del agua también quedará atada a la segmentación, el cual dará inicio en septiembre. Se trataba de una demanda de la titular de Aysa, Malena Galmarini, que había señalado que el aumento autorizado (32%) no alcanza para cubrir la totalidad de los costos derivados de la prestación de servicio.

Empleo

Por otra parte, el ministro de Economía convocará el jueves de la semana que viene a entidades empresarias y de trabajadores para asegurar un mecanismo que permita recuperar ingresos en trabajadores del sector privado, que incluye la mejora de las asignaciones familiares. En los últimos meses, la inflación del rubro alimenticio se mantuvo en una base del 4% y en julio escaló profundamente, producto de la crisis cambiaria que disparó los dólares alternativos.

Respecto al entramado productivo, se unificarán los programas de crédito circulantes en una sola línea, que se llama CRÉDITO ARGENTINO, el cual absorberá todas las políticas de promoción del desarrollo de las Pymes y comercios. El programa contará con un total de $ 400 mil millones para sostener el trabajo y el crecimiento. La mirada puesta en las pequeñas empresas puede ser un alivio en medio del endurecimiento de la política monetaria a través de la suba de tasa, un instrumento que calma la tensión cambiaria pero que daña el acceso a préstamos para la producción.

Apenas asumió en el cargo, la Confederación General Empresaria de la República Argentina manifestó sus intenciones de trabajar de manera conjunta para "contribuir a mejorar la situación de la Pequeña y Mediana Empresa". En este sentido, más de 90 Cámaras y Federaciones de todo el país agrupadas en la cámara expresaron que "se buscará trabajar junto a Massa de manera constructiva, aportando ideas para que las Pymes cuenten con los insumos y divisas para la producción que el país necesita".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►