Luego de anunciar un bestial aumento de los transportes públicos y viajar raudamente a Punta del Este, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, habló sobre la escandalosa medida y culpó a la "pesada herencia de la situación"

En una entrevista con el diario La Nación, Dietrich sostuvo que es "razonable que los aumentos generen malestar", ya que "a nadie le gusta que le aumenten las cosas" y al Gobierno "tampoco nos gusta aumentar las cosas".

"Lo hacemos por la responsabilidad que requiere la administración de distintos servicios públicos", se justificó.

En esa línea señaló que espera que sea el único aumento del año, pero indicó que eso dependerá de la "evolución" presupuestaria. "Esperamos que no haya ningún cambio importante, es muy probable que sea el último aumento del año próximo", afirmó.

Ante la pregunta de si era necesario cerrar el pésimo año económico con un anuncio que golpea de lleno en el bolsillo de los trabajadores, el funcionario de Mauricio Macri recurrió al gastado argumento de la "pesada herencia" y culpó al kirchnerismo.

"Quince años de muy mala política llevan mucho tiempo arreglar y tienen mucho costo para la gente. Si el kirchnerismo no hubiese hecho todo esto mal no estaríamos haciendo esto. Hoy, nosotros, claramente, somos la cara de quienes estamos haciendo estos aumentos que no se hicieron en ese momento", aseguró.

En esa línea, también disparó contra los intendentes que se oponen al aumento y planean presentar una medida para amparar a los argentinos.

"No me sorprende. En muchos de los casos son los mismos irresponsables que han hecho que nos quedemos sin gas, sin luz, sin energía, y que tengamos la tragedia que tenemos en infraestructura", consideró.

Al tiempo que dijo que el recurrir a la "pesada herencia no es un argumento sino una "realidad". "Hay muchas cosas que a la Argentina le va a llevar una década resolverlas. La destrucción del kirchnerismo ha sido muy profunda", dijo.

Y disparó: "La destrucción de los precios relativos por las tarifas llevan mucho tiempo para solucionarlo. La realidad es que si no hubiese pasado lo que hizo el kirchnerismo con las tarifas de transporte público en el área metropolitana este aumento sería menor. Son las consecuencias que tiene el populismo".