Mundial Qatar 2022: la selección que juega su último torneo, la que no gritará los goles y la mentira detrás del xenófobo "juegan en Francia pero son todos de Angola"

Una selección decidió cambiar de su nombre después de Qatar 2022, otra no va a gritar los goles por una protesta y otra usará una camiseta contra el país organizador. La verdad detrás de los nacionalizados en este Mundial y la estrategia de la FIFA para que el racismo no afecte a los jugadores. Una historia retro y un nombre a seguir en Doha. Un picadito de datos y relatos para quedar bien en la picada antes del partido.

21 de noviembre, 2022 | 00.05

La manija Mundial ya está suelta. El fútbol se apodera de nuestros pensamientos, nuestros planificacón, nuestro ánimo y hasta el mínimo dato que se asocie a la Copa del Mundo se vuelve relevante. Ese es el objetivo de este picadito mundial: saber la vida y obra de cada protagonista o conocer hasta lo más insólito de las selecciones para esa atmosfera mundialista en cada momento y lucirse en cada partido, juegue quien juegue.

La Selección que juega su último Mundial

Tranquilos y tranquilas que no hubo ningún cambio en la división política de este Mundo, pero sí una Selección dejará de llamarse como hasta ahora. Al igual que pasó hace un tiempo con Holanda cuando la nación decidió denominarse definitivamente como Países Bajos o como sucedió con Turquía (que desde este certamen será conocida para la nomenclación de la FIFA como Türkiye en vez de Turkey), otro elenco nacional solicitó el cambio en la forma de referirse a ella.

Se trata de Galés, la selección que comanda Gareth Bale dentro de la cancha. El cambio fue solicitado por la asociación de fútbol de ese país y si todo sigue los caminos esperados, se dará después de torneo máximo de selecciones. ¿Cómo será el nuevo nombre? Cymru, la denominación galesa del país. El cambio no es menor, dejarán de llevar el nombre inglés. Todo un símbolo, aunque nueve de los jugadores de la lista mundialista son ingleses nacionalizados.

La mentira detrás del canto xenófobo de los hinchas argentinos

Ya que hablamos de nacionalizados, esta copa tendrá 137 jugadores que nacieron en un territorio pero juegan para otro país (muchos más que los 82 de Rusia 2018). La inmigración es un tema siempre complejo en un fútbol en el que la xenofobia es un arma de uso habitual para hinchas y hasta para protagonistas del deporte. De hecho, en los días previos al inicio del Mundial se viralizó un recorte de una señal deportiva en el que hinchas argentinos cantaban una canción repudiable, alentados por un movilero y sin reacción por parte del conductor. Pero más allá del rechazo que recibió el cantito, también esconde una mentira total.

"Juegan en Francia pero son todos de Angola", vociferaban los argentinos en un doble error: de las listas para Qatar 2022 se desprende que en verdad es Francia la que aporta más jugadores a otras selecciones, 40 futbolistas para ser exactos. Maurruecos, el país con más nacionalizados (14), tiene tres; Senegal y Túnez, llevan nueve franceses cada uno. "Les Bleus", en cambio, tiene 3 naturalizados y uno de ellos es angoleño aunque vive en Francia desde niño: Steve Mandanda (República Democrática del Congo); Eduardo Camavinga (Angola) y Marcus Thuram (Italia).

Ah, por las dudas, Angola fue colonia portuguesa y no francesa.

La selección que no gritará los goles y la que usará una camiseta de protesta

La FIFA es muy recelosa de los mensajes políticos en el fútbol. Son conocidas las sanciones por exponer pancartas o consignas durante un partido y las presiones para que los equipos nacionales sólo hablen de fútbol. Sin embargo, los futbolistas siempre se las ingenian para decir lo que quieren decir. Hay dos casos que resuenan en este Mundial.

En los últimos días se conoció que en Irán podría haber jugadores que no griten sus goles como señal de protesta contra su propia nación. Así lo anunció el capitán de Irán, Alireza Jahanbakhsh, durante una conferencia de prensa el pasado jueves, aunque dejó en claro que será una "decisión personal" de cada jugador. ¿El motivo? la muerte (y presunto asesinato) de Mahsha Amini, una joven kurda-iraní de 22 años que fue detenida por la policía moral de ese país por no tener el velo bien colocado en público, según el código de vestimenta. La muerte de Masha a manos de los efectivos iraníes desató una ola de protestas y rebelión feminista que tiene como uno de sus símbolos el corte de cabello.

 Por otra parte, desde algún tiempo se sabe que Dinamarca será una de las naciones que repudiará a Qatar durante la Copa del Mundo. Las masivas muertes de obreros en la preparación para el Mundial y la opresión la población LGTBIQ+ y otros ataques a los Derechos Humanos son los argumentos de los daneses para lucir ropas con detalles particulares. Todos los "vivos" de la camiseta, el logo de la marca Hummel y el escudo de la Selección serán transparentes y darán un efecto de estar desdibujados. "No deseamos ser visibles durante un torneo que ha costado la vida a miles de personas", dijo la marca en su momento. La segunda equipación será integramente negra, como si de un luto se tratara.

Dos historias mínimas

Un protagonista: Aliou Cissé, el héroe redimido de Senegal

Senegal sorprendió al mundo cuando en 2002 dio el batacazo en la apertura del Mundial de Corea del Sur y Japón, al ganarle por 1 a 0 a la Francia campeona del Mundo, en su debut absoluto en la cita máxima. Además del recordado Papa Bouba Diop, uno de los futbolistas destacados de ese equipo fue el capitán Aliou Cissé. Los africanos alcanzaron los cuartos de final y fueron "la Cenicienta" de ese torneo. Pero meses antes, en febrero de ese año, Cissé había fallado el penal definitivo contra Camerún en la que pudo haber sido el primer Campeonato Africano de Naciones del país.

En 2015, Cissé tomó el mando de la Selección y logró lo que pocos esperaban: clasificó a Senegal para dos mundiales consecutivos por primera vez en la historia (2018 y 2022). En el medio, se sacó la espina de la copa africana y logró el primer título del equipo en 2021, justo en una definición por penales contra Egipto en Camerún. Sin Sadio Mané, Cissé ira por la historia heroica de romper la barrera de los cuartos de final en el Mundial para los elencos africanos.

Historia retro: El jeque que hizo anular un gol a la Francia de Platini.

Se puede decir que el jeque de Kuwait Fahid Al-Ahmad Al Sabah fue el inventor indirecto del VAR, al menos en espíritu. En España 1982, se metió al campo de juego para defender a su equipo y logró que el árbitro del partido le anulara un gol a la Francia de Platini. La escena es surealista y su vida posterior también tiene su épica.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►