The Prom: está mal, pero no tan mal

Netflix cierra el año con un musical protagonizado por Meryl Streep y Nicole Kidman. Entretenimiento ligero, efectivo y fácilmente olvidable.

12 de diciembre, 2020 | 08.31

Un día se produjo el encuentro entre dos potencias: por un lado la increíble Meryl Streep –que, en términos artísticos, todo lo puede y a todo se le anima- y el reconocido director fetiche de Netflix, Ryan Murphy (“Pose”, “The Politician”, “Glee” y “American Horror Story”, entre otras producciones) para adaptar el musical de Broadway “The Prom”. Pese a la trama sencilla mal guionada, la película tiene nobles intenciones detrás. Y si eso sirve para cambiarle la cabeza algún espectador retrógrado, es más que suficiente para sortear la crítica lapidaria.

Con una sola crítica positiva, un grupo de actrices y actores en decadencia anticipan el colapso de su trayectoria en Broadway a menos que puedan refrescar su imagen con una acción solidaria, acaparando la atención mediática. Cegados por la ambición, deciden involucrarse en la vida Emma Nolan (Jo Ellen Pellman), una adolescente lesbiana de un pueblo chico, que quiso asistir con su novia al baile de fin de año y provocó un escándalo escolar. Presionada por el ambiente opresivo que la rodea, Emma tendrá la ayuda de las estrellas desesperadas.

"The Prom" transmite un mensaje bienintencionado desde el inicio y sale a flote gracias a algunas canciones buenas, pegadizas y con letras que manejan muy bien la ironía como recurso. Quitando esto, la trama de la comedia musical es desprolija, al punto de que resulte irritante por momentos. Pareciese que Ryan Murphy se preocupó más por generar un "producto vendible" que algo de calidad; eso se traduce en su magnífica capacidad para hacer varios proyectos a la vez, con estilos muy similares entre sí y resultados dispares, algunos rozando lo mediocre.

Aún cuando en el elenco se destacan los nombres de Meryl Streep y Nicole Kidman, hay arcos que no funcionan bien sacándole ritmo a la trama. Ejemplos que aplican al caso son el director de la escuela (Keegan Michael Key), un hombre progresista que defiende a Emma y es el interés amoroso de la insoportable diva encarnada por Streep, o la líder de la junta de padres (Kerry Washington), la "villana" de la historia. Las historias de los secundarios de relleno se cierran a las apuradas, quitándoles posibilidad de un desarrollo más genuino.

El climax de la escena final sirve para graficar este análisis de arcos mal construidos. Cuando la "villana" recapacita -a raíz de un hecho que no se spoileará en la crítica- no hay tiempo para que madure y el personaje pueda crecer. Desde la producción optaron por darle un final feliz que contente a la mayoría y no indagar al menos un poquito más en la psiquis de la mujer que aprende a cuestionar sus creencias.

Plagados de estereotipos, los protagonistas hacen gala de su desparpajo y visten ropa de colores chillones para llevar alegría en un clima de miseria humana. La sensación que genera "The Prom" en este crítico es aceptable y decepcionante a la vez. "Zafa". 

"The Prom". Nuestra opinión: Regular.

Dirección: Ryan Murphy.

Actúan: Meryl Streep, James Corden, Jo Ellen Pellman, Nicole Kidman, Keegan-Michael Key, Andrew Rannells, Ariana Debose, Kerry Washington, Tracey Ullman, Kevin Chamberlin y Mary Kay Place. 

Disponible en Netflix.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►