Desde que Cambiemos es gobierno, unos 3.000 periodistas se quedaron sin trabajo, se consolidó la concentración en manos del Grupo Clarín, se destruyeron las agencias de noticias, los medios públicos y casi no quedan opositores o críticos al Gobierno.

En estos tres años de Gobierno, Mauricio Macri fortaleció el poder de Héctor Magnetto y destruyó los medios opositores. Son pocos los que quedan, sin pauta y que sólo sobreviven gracias al aporte de lectores, oyentes y espectadores.

Los medios públicos fueron uno de los grandes perjudicados con las políticas del macrismo, a cargo de Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios Públicos. Este funcionario despidió a 357 trabajadores de la Agencia de Noticias Télam y Radio Nacional recibió paritaria del 0% en un año con una inflación del 50%.

LEER MÁS: Telefe: así anunciaron el corte de programación por despidos

Además del desmantelamiento y cierres, dejó de existir la agencia de noticias DyN y la única que quedaba en pie, Noticias Argentinas, comenzó un paro por tiempo indeterminado para que les paguen el sueldo, al igual que los trabajadores de C5N y Radio 10.

Para cerrar, dos de los pocos medios opositores que quedaron en pie están presos. Se trata de Gerardo Ferreyra, de Radio del Plata, envuelto en la "causa de los cuadernos" y Cristóbal López y Fabián de Sousa, del Grupo Indalo.

Embed

En esta nota