En Chile se abrieron las apuestas. Mientras la cápsula rusa Progress M-27M sigue orbitando la tierra fuera de control, en el país trasandino las casas de apuestas recepcionan los pronósticos de quienes creen que el carguero caerá en el territorio.

Según trascendió, una vez que cerca de la atmósfera terrestre el Progress comenzará a desintegrarse, aunque sus partes de acero y titanio caerían reducidos a un tamaño menor a un metro.

En la web Trap the ship, la mayoría confía en que la cápsula caerá en Chile o en Argentina.