"Perdió mucho peso, está irreconocible": preocupación por la salud de Lía Crucet

La famosa cantante de cumbia bajó 20 kilos y se encuentra en un delicado momento de salud. Lía Crucet es acompañada por Tony Salatino, su marido y mánager.

10 de marzo, 2021 | 15.41

No son horas fáciles en la vida de Lía Crucet. La famosa cantante de cumbia, muy popular en la década de 1990, atraviesa un difícil cuadro de salud. Pese a que los médicos no encuentran una explicación lógica a través de los estudios realizados, su marido y mánager dialogó con Teleshow y brindó detalles de su situación.

Preocupado por su esposa e intentando describir el calvario de la artista, Tony Salatino reveló: “Perdió mucho peso y está irreconocible, está en el hospital porque le están haciendo todo tipo de estudios pero no le encuentran nada. Le hicieron el hisopado porque tenía una tos fea, porque es fumadora, yo le decía: ‘cada vez que tosés parece que se te va a salir un pulmón, hacete ver por eso’, pero gracias a Dios no tiene el virus”.

Estaba temblando hasta que me dieron el resultado, no sabés lo que fue ese día para mí esperando ver qué pasaba. Cuando me llamó el médico y me dijo que dio negativo, me puso contento”, aseguró el protagonista. Cabe destacar que Lía Crucet es paciente de riesgo ya que tuvo cáncer y logró vencerlo. En este sentido, Salatino aseguró que su esposa habría sufrido por demás en caso de contraer el virus de la pandemia: "La hubiera pasado muy mal. Estamos anotados igual para la vacuna y veremos cuándo nos llaman".

Lía Crucet, irreconocible: su marido aseguró que "estaba deshidratada"

“Nunca la vi tan flaca, estaba deshidratada además. Le hicieron cualquier cantidad de estudios por SADAIC y todos salieron bien. Espero que le descubran por qué adelgazó tanto, porque ella comía. Lo que pasa es que ella hace un año que no sube al escenario, que es su vida”, manifestó Salatino. Para colmo de males, en las últimas semanas la familia de la cantante sufrió un robo dentro de su casa.

Los integrantes de su residencia se habían marchado de vacaciones. Al regresar, encontraron un problema inesperado: "Encima venir acá y encontrar la casa destrozada. Ahora con mi hijo estamos pintando y encima nos dejaron $4.500 de deuda con el gas, todas esas maldades te dan bronca”.

“Es un descontrol esto, no me dejaron ni dormir anoche, y tengo que estar con el teléfono prendido por si me llegan a llamar del hospital porque ya me dijeron que entre ayer y hoy le daban el alta”, aseguró el marido de la artista, quien anhela regresar a los escenarios en cuanto la pandemia y su salud lo permitan.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►