Murió Diego Armando Maradona: tristeza en todo el mundo

El mejor jugador de todos los tiempos falleció a los 60 años.

25 de noviembre, 2020 | 13.22

Es una noticia que duele no sólo en Argentina sino también en el mundo entero. Por más que cueste mucho creerlo, Diego Armando Maradona murió a los 60 años. El crack se descompensó en las últimas horas y sufrió un paro cardíaco en su casa. El fútbol y la pelota lloran tras lo ocurrido con el mejor jugador en la historia de dicho deporte.

Los negocios de Santa María con Clarín y Cambiemos

El hecho ocurrió en la casa del barrio San Andrés (Tigre, provincia de Buenos Aires) en la que había ido a descansar tras haberse realizado una operación de un hematoma subdural. Pese a que varias ambulancias llegaron al lugar para tratar de reanimarlo, los médicos no pudieron hacer nada. Así se lo confirmaron fuentes allegadas a El Destape

La noticia ha sido un duro cachetazo para todo el planeta, que rápidamente se hizo eco en todos los países. Es que no sólo falleció el mejor deportista, el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos o el que gambeteó a los ingleses en el Mundial '86 para que los argentinos sientan una especie de revancha por lo ocurrido con las Malvinas. Murió también el hombre que siempre tuvo consciencia de clase, el que se puso del lado de los que menos tienen y el que se la jugó a opinar contra aquellos políticos y ricos que siempre perjudicaron a los más débiles.

Diego Maradona, una vida que marcó a la Argentina

Diego Armando Maradona, quien murió hoy a los 60 años, vivió una vida ligada al fútbol y con sus logros cautivó no solo a toda la Argentina, sino al mundo todo y consiguió el título Mundial en México 86, fue ícono deportivo de muchas generaciones, peleó con sus adicciones y siempre fue un referente. Falleció el mismo día que Fidel Castro, el líder cubano, y a la misma edad que Néstor Kirchner, dos de los referentes políticos con los cuales tuvo estrecha relación.

Necesitó de esos segundos 45 minutos (y dos goles) contra Inglaterra en el Mundial de México 1986, para transformarse en la referencia al momento de presentarse en cualquier parte del mundo: "¿Argentino? Maradona".

Maradona nació el 30 de octubre de 1960 en la localidad de Lanús, hijo de Don Diego y Dalma -Doña Tota- y fue parte de los ocho hijos que tuvo el matrimonio que vivió sus primeros años en Villa Fiorito en donde empezó a tener sus dotes de futbolista que maravilló a todos por igual. En su vida tuvo cinco hijos reconocidos, Dalma, Giannina, Diego Jr, Jana y Diego Fernando, producto de su matrimonio con Claudia Villafañe y sus relaciones con Verónica Ojeda, Cristina Sinagra y Valeria Sabalain.

Debutó a los 15 años en la Primera División de Argentinos Juniors, en la cancha que lleva su nombre en la intersección de las calles Boyacá y Juan Agustín García, en el barrio de La Paternal. En 1981 pasó a Boca Juniors, y salió campeón del torneo Metropolitano, y luego fue a Barcelona, donde sufrió graves lesiones y una hepatitis que no le permitió dar sus mejores jugadas, aunque así y todo brilló con luz propia.

Su gran carrera explotó en el Nápoli de Italia, con el que consiguió dos títulos de la liga y una de la UEFA, y fue la bandera del sur contra el norte, en esa guerra de ideales e idiosincracia. En 1986, la consagración fue el Mundial de México 1986, donde fue la figura excluyente y marcó el mejor gol de todos los tiempos y además un recordado de "La Mano de Dios".

Sus regresos fueron desde miles de lugares y en ese sentido fue director técnico en 1994 en Deportivo Mandiyú de Corrientes y Racing Club y luego volvió a jugar en Boca. Se retiró en la cancha de Boca con la Selección argentina y un grupo de amigos del fútbol, y emitió su célebre frase: "La pelota no se mancha".

Los años posteriores lo tuvieron en el banquillo dirigiendo en Arabia Saudita, Dubai y México y desde el año pasado se hizo cargo de Gimnasia y Esgrima La Plata. Sin embargo, su último médico personal Leopoldo Luque le encontró un hematoma subdural en la cabeza, del que fue operado semanas atrás, pero mientras se recuperaba en una casa de Tigre, se descompensó y murió.

Fue el corolario de una vida agitada, de idas y vueltas, de amores y odios, de dividir y construir, pero que sin dudas marcará a fuego la historia no solo del fútbol, sino de la Argentina.

Independientemente de lo ocurrido, Maradona será inmortal y su huella quedará grabada para siempre en la historia argentina. En El Destape le enviamos muchas fuerzas a sus familiares y seres queridos. ¡Descansá en paz, genio del fútbol mundial!

LA FERIA DE EL DESTAPE ►