La investigación exclusiva del periodista Juan Amorín para El Destapedemostró cómo Cambiemos utilizó los nombres de beneficiarios de planes sociales para falsificar aportes a la campaña política de 2017 y afiliarlos al PRO. Ahora, también se reveló que usaron una modalidad parecida para ganar las elecciones presidenciales en 2015.

El empresario y ex candidato del PRO en Ituzaingó Osvaldo Marasco contó que hace tres años, se usaron los nombres de candidatos oficialistas para “blanquear” cerca de 40 millones de pesos como “aportes privados” en 81 municipios bonaerenses.

“El 100% de los aportes son truchos. Lo mismo con las cenas: inventaban una ‘cena de recaudación’ y decían que juntaban plata. Mentira, nadie hacía donaciones. La forma de blanquear la plata fue copiar las listas que mandamos a la junta electoral y ponerles montos de hasta 50 mil pesos”, explicó Marasco al portal Diagonales.

Embed

Además, sostuvo que todo ese dinero era manejado por el intendente de Vicente López, Jorge Macri, y Diego Santilli, junto con la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el jefe de campaña en la Provincia, Federico Salvai.

Siempre estuvo Jorge Macri detrás de todo esto. La guita negra se manejaba en Av. Libertador 135 Vicente López en el complejo ‘Al Rio’. Ahí tienen un búnker, funciona una municipalidad paralela y hasta hay despacho de Vidal”, detalló el ex candidato.

El dinero "proviene de coimas que sacaron de la construcción" de un complejo en Vicente López

En este sentido, explicó que los millones blanqueados provienen “de coimas que sacaron de la construcción de ese complejo” y que los funcionarios “se quedaron con los pisos de arriba de una de las torres”.

Por otra parte, también hubo empresas que pusieron plata en la campaña, “entre ellas los laboratorios medicinales”. Según Diagonales, uno de los nombres que figura como aportante es el de Eduardo Macchiavello, CEO del grupo Roemmers, el cual tiene el 40% del mercado de medicamentos en el país y cuyo comprador más importante es el PAMI.

Marasco reveló que, además, se usó la “caja política” de la ciudad de Buenos Aires en la campaña. “Federico Salvai, Alex Campbell y todos los cercanos a Vidal”, contó, “se manejaban con plata de ñoquis de la Capital Federal” y “todo lo manejaba el ministro (Edgardo) Cenzón, que era el que manejaba la plata negra del PRO en Capital”.

Por último, se refirió al silencio de la gobernadora y explicó que se trata de “la política del ‘oso’”, una táctica que, según el ex candidato, utilizan “Marcos Peña y Durán Barba para casos como este”, por la cual cuando sale a la luz “algo que es verdad”, la estrategia es “hacer el oso y no publicar nada”.

LEÉ MÁS: LA CONTUNDENTE RESPUESTA DE JUAN AMORÍN A MARÍA EUGENIA VIDAL

En esta nota